De cómo Clarín crea una mala noticia sábado, 19 de junio de 2010

Comparto con ustedes un demoledor post publicado hace algunas semanas por Huinca.


De cómo Clarín crea una mala noticia

El viernes 28 de mayo, Clarín publica en el tercer lugar de sus notas de tapa "Los argentinos, entre los más nerviosos del mundo". La verdad es que resulta bastante irónico que, con lo que fueron estos días de alegría y buena onda, se publique esto. Como llama la atención pasemos a ilustrarnos con algunas cuestiones.

Apenas comienza la nota, la periodista dice "Según una encuesta mundial realizada por la consultora JWT Sonar -a la que Clarín accedió en exclusiva- el 79% de los argentinos reconoce tener una precoupación permanente..."

Resulta ser que la encuesta es de domino público; cualquiera puede bajársela de esta web que publica JWT Sonar respecto de su anxietyindex. Prueben; formarán parte del exclusivo club de los que pueden acceder a esa encuesta, es decir, todos los que tengan internet. Simplemente escriban su nombre, en qué trabajan y su dirección de mail.
Así que Clarín comienza mintiendo en una tontería, no es una exclusiva.

Ahora bien, qué es el "anxiety index" (índice de ansiedad).
JWT Sonar es una consultora que, como se explica en el blog sitemarca el 26 de febrero del 2009

"...lanzó AnxietyIndex.com, un sitio interactivo que ayuda a las marcas a entender y navegar la ansiedad que viven los consumidores de la actualidad. La intención del sitio es operar como un lugar donde la gente puede descubrir y discutir cómo están respondiendo las marcas y los consumidores en su manejo de la actual recesión global. El sitio representa una evolución de la versión de AnxietyIndex que JWT lanzó hace 6 años en el período previo a la guerra de Irak con objeto de rastrear el nivel y la intensidad de la ansiedad de los consumidores, y los factores que impulsan dicha ansiedad."
Como se expresa en el pie de la propia web del JWT Anxiety Index, "Brand answers for an anxious world" (respuestas de las marcas frente a un mundo ansioso), el estudio no tiene ninguna pretensión sociológica -Artemio López podría explicar mejor que yo como una muestra de 328 personas no puede ser representativa, en la misma medida que no lo son los índices de inflación de las consultoras privadas-. Más bien se trata de una herramienta para localizar tendencias para que las marcas puedan desarrollar sus acciones publicitarias, como queda muy bien ilustrado en la nota que firman Gonzalo Fonseca y Mercedes Santisteban, quienes usan una publicidad de Walmart como ejemplo de lo que una marca debe hacer en esas circunstancias. En su artículo no hay ni una palabra sobre psicofármacos, Fundación Fobia Club, etc, cosas con las que se recrea Clarín en su construcción de una mala noticia.

Ahora bien, Clarín publica esto en su portada y el efecto es inmediato; al poco rato es noticia en decenas de otros medios que se permiten además engordarla como hace Terra citando a BBC Mundo con el simpático título de "¿Ansioso? Debe ser Argentina", o Diario de Los Andes, 30noticias, y así, ad infinitum.

Pero aunque resulte inverosímil, lo mejor viene ahora, que es lo que Clarín no menciona en su "informe" y que pueden ver en la página 44 de las conclusiones del estudio de JWT (que me bajé, como puede hacer cualquiera, y traduzco del inglés):

Otro importante factor de ansiedad es la preocupación sobre la seguridad y el crimen.

Los medios están incrementando la percepción de que el crimen está creciendo y de que el futuro económico del país es incierto. Los dueños de los mayores medios están usando sus populares periódicos para llevar a cabo una batalla contra la administración debido a sus diferencias políticas y económicas. De esta manera la cobertura de estos asuntos tiende a exagerar los hechos para alcanzar una mayor oposición política.
Impresionante. Lo no publicado por Clarín encierra la explicación de porqué Clarín publicó lo que publicó. Pocas veces tenemos la oportunidad de ver con tal claridad, de una forma tan diáfana, como Clarín crea una mala noticia, al punto de que la clave está en lo propio publicado.

Me hago una lista, para no perderme nada

* El estudio se hace en enero del 2010.
* La entrada de blog de JWT con alguna conclusión es del 17 de mayo.
* Clarín lo publica el 29 de mayo, cuando la sociedad está bajo los efectos positivos del festejo del Bicentenario
* Clarín la publica diciendo que accedió a dicho estudio en exclusiva, cuando es de dominio público.
* El objetivo del estudio es dar una herramienta a las marcas para generar buena onda en sus campañas publicitaria y no tiene ninguna pretensión sociológica
* Dice Clarín citando el estudio que las principales causas de preocupación son la inseguridad y la situación económica.
* Oculta Clarín que el estudio dice que los medios son responsables de esta preocupación exagerando los hechos por su batalla con el Gobierno.

Así es Clarín, el gran diario argentino.

9 comentarios:

Nacho dijo...

Contundente. Tremendo. Durísimo. Otrosadjetivos.

HUINCA dijo...

hola
Gracias por subirlo
Me encantólo de tu perfil" (le declaré la guerra al posmodernismo, y perdí...)

Habrás pedido batallas... pero ahora vamos ganando nosotros!
Un abrazo
Rick
Huinca

periodismoperverso dijo...

Excelente!!!

María Eugenia Barrionuevo dijo...

Demoledor tu post.Te felicito, escribís muy bien

Saludos

Fede / Billie dijo...

Aclaración hecha, María Eugenia, que el post es de Huinca, tal como consigné al principio. Lo podés ver acá arriba, también, firmó hace unos minutos. Saludos!

Netomancia dijo...

Excelente el informe de Huica, excelente tu difusión!

1+ dijo...

Detalle menor (pero del tipo de los que para mí quitan credibilidad desde antes de comenzar la lectura): Clarín representa a Rusia con la bandera de la URSS... 20 años después.

MB dijo...

Cuánta identificación con lo de perder la guerra ante el posmodernismo, papá! Gran post, salute.

Felipe R. Avila dijo...

Excelente nota (y blog)
llego a vos a partir de la recomendacion de un amigo(netomancia).
Si te interesa, te paso una nota mia sobre Clarín, en sintonía con esta.
Mis felicitaciones de nuevo.
Felipe R. Ávila