Reto y discurso viernes, 4 de noviembre de 2011

"Díganme ustedes, que son hombres de negocios, qué creen que pasa cuando un día la señora Merkel se levanta y dice algo que parece que cayó mal y entonces las Bolsas se van a pique. Al otro día se levanta el señor Sarkozy, dice algo importante que parece que calma todo, y las Bolsas suben diez por ciento. Al otro día el señor Papandreu convoca a una consulta popular y nos vamos todos para abajo de vuelta. ¿Ustedes creen que no hay gente que gana fortunas con esos movimientos, sin hacer absolutamente nada, sentado en un escritorio manejando una computadora? Bueno, eso los líderes del mundo no han logrado solucionarlo, y han pasado tres años".

Los discursos de los presidentes -sobre todo al interior de su país- suelen ser conciliadores y aliancistas, en ocasiones partidistas, casi siempre aburridos. Cristina Fernández no es la excepción. Si bien nadie niega que es mucho mejor oradora que su marido, nunca compré el tono altanero ni el núcleo ideológico de sus discursos. Es más, posiblemente a partir del próximo podamos volver a disentir.

Pero este es bueno, es bueno.

0 comentarios: