Ahora, por la Ley de Entidades Financieras miércoles, 21 de octubre de 2009



Cristina Kirchner: "Con esta ley ha quedado al descubierto el mito de la libertad de prensa independiente"
La Presidenta elogió a quienes "libraron la batalla cultural" y agradeció a los periodistas "críticos pero que apoyaron el proyecto"

(...) La mandataria ironizó: "Tal vez se creía que la política debía ser solamente aceptar la realidad tal cual era y no aceptar modificarla". Inmediatamente elogió los "más de seis años de este proyecto político" y las "muchas decisiones" que se tomaron.

"Se han adoptado políticas muy fuertes en materia económica y social, pero hay dos leyes que no fueron de esta gestión. La ley de anulación de obediencia debida y punto final, que se la debemos a esas mujeres de pañuelos blancos. Y esta otra, que es la ley de medios audiovisuales, que es de ustedes", arengó.

"Es de los hombres y mujeres, actores, periodistas, que incansablemente lucharon para llegar a este resultado. Quiero agradecerle también a los periodistas que siempre fueron críticos, son y serán, pero que supieron separar esta herramienta de la democracia y apoyaron esta norma", sostuvo.

***

Nacho dice:
las dos mejores leyes del gobierno no son del gobierno, reconocido por cristina, me lo voy a anotar para cuando en las próximas elecciones alguien me exija que vote la fórmula das neves - scioli como continuidad de este glorioso proyecto (?)

3 comentarios:

Ricardo dijo...

No estoy de acuerdo ni con Cristina ni con Nacho. Para que estas leyes se realizaran como tales, para que adquirieran entidad de leyes necesitaron en forma casi determinante del gobierno, que las ingresó en el recinto legislativo, las votó y las promulgó (además de financiar las campañas públicas a favor de esas leyes). Los K bien podrían haber dejado que esos proyectos originados en jardines ajenos se pudrieran en un cajón.
Esto me hace acordar a cuando se debatía la resolución 125 y se decía "ni con el campo ni con el gobierno pero a favor de la 125". La 125 era una resolución de un ministerio del gobierno. Impulsada por el gobierno. Pero para quienes argumentaban así, era algo caido de un ovni. (Se podría decir, llegado el caso, que estar con una resolución del gobierno no es lo mismo que estar con el gobierno en su totalidad, pero siempre se trató de abstraer la resolución misma del gobierno, por eso ahora ante estos dos casos en los que el razonamiento es explícito, vuelvo a este ejemplo.)
Que se entienda, no digo que estas leyes son del gobierno, pero sin el gobierno nunca habrían llegado a ser leyes. En estos casos, los términos "Ley" y "gobierno" no deben fusionarse (como en el recurso semántico "ley de medios K"), pero tampoco pueden ser disociados por completo.
Saludos.

Cinzcéu dijo...

Yo estoy de acuerdo con Cristina, con Nacho y con Ricardo. Con Cristina porque el kirchnerismo ha utilizado, manoseado y subvertido cosas ajenas atribuyéndoselas como propias (lo cual confiesa mediante su circunvalación demagógico- discursiva). Con Nacho porque, con ironía, vuelve el falaz argumento en contra de su argumentador (el gobierno confiesa que lo supuesto mejor suyo, no es suyo). Con Ricardo porque apunta certeramente a la disociación (y asociación) entre leyes y gobierno: justa diferencia cada vez más inverosímil; al menos tanto como el mito constitucional de la división de poderes. Saludos.

Fede dijo...

Grandes aportes, mis estimados. Yo creo, como sostiene Cinzcéu, que el comentario de Nacho es, apenas, una ironía que "vuelve el falaz argumento en contra de su argumentador (el gobierno confiesa que lo supuesto mejor suyo, no es suyo)".

Como bien sostiene Ricardo, para que estas leyes se materializaran necesitaron del apoyo explícito del gobierno, que no sólo aportó legisladores o votos sino además -como voz privilegiada en el discurso polifónico de los medios- un impulso constante en la batalla ideológica.

De hecho hasta tal punto estoy de acuerdo con lo que marca Ricardo que en este espacio nos hemos encargado de señalar -antes, durante y después- por qué esta no era una "ley K" y por qué el apoyarla como lo hemos hecho todos estos meses no implicó, en absoluto, algún tipo de apoyo acrítico o alineamiento automático con las acciones del gobierno nacional.

Las relaciones de fuerza llevaron a que en este momento, por los motivos que sean, se haya impulsado desde el gobierno una ley que, en nuestra óptica, mejora la batalla cultural que sirve de marco para tantas otras batallas.

Después vendrán los argumentos, atendibles e interesantes, de determinados sectores: ¿Que esto es parte de la "disputa entre clases dominantes"? ¡Por supuesto! La resolución 125, que inteligentemente trae a colación Ricardo, también fue fruto de una disputa similar, y eso no hizo que dejáramos de apoyar las retenciones a las exportaciones como un instrumento de política económica necesario en un contexto de devaluación / incremento dramático en el precio de los commodities / aliento al sector exportador. ¿Que teníamos mil críticas para hacerle a ambos gobiernos de los Kirchner? Claro que sí. Pero no porque a estas leyes o resoluciones las impulsara "la conchuda de Cristina" (republicanismo machista dixit) íbamos a dejar de apoyarlas si, a nuestro entender, eran necesarias.

Para usar los términos en lo que lo dijo Ricardo, lo importante es ni fusionar ni disociar por completo la relación entre "ley" y "Gobierno".

Abrazo.