El Interior / 1 domingo, 14 de enero de 2007



En Rosario, ahora, todos hablan del boom del consumo -que, como casi todo, tiene razones confusas. Es cierto que se venden muchos más departamentos y también muchos más coches: la construcción subió un quince por ciento en el último año, las concesionarias tienen listas de espera. Es obvio que eso tiene que ver con los precios internacionales de los granos y el dinero que traen los productores y los intermediarios y las empresas cerealeras. Pero también se relaciona con un cambio de paradigma: aquí la gente tenía pautas de consumo, conservadoras, serias, ahorraba. Primero los ladrillos, después el plazo fijo por si te pasa algo, y recién después el coche y los lujitos. Pero ahora la patria los convenció -nos tiene convencidos- de que cualquier futuro es amenaza, incertidumbre, y toda esa ideología del ahorro se desmoronó: viva el consumo. A comprar que chocan los planetas.


Extraído de "El Interior", Martín Caparrós, Planeta, 2006

1 comentarios:

Matt dijo...

Hablando de consumo: ¡Cómo se vende ese libro, mierda!

Fede, renové el blop, a ver si te pasas jejeje.
Que andes bien, un abrazo!