Sojeros sábado, 20 de enero de 2007



Un giro sobre la soja
por
Daniel Fernández Canedo

Resulta bastante evidente que la discusión entre los dirigentes del campo después de que el Gobierno aumentó 4 puntos las retenciones de soja para subsidiar a algunos productores de alimentos comenzó a variar en los últimos días.

Aunque la bronca de los sojeros es generalizada, el cambio de actitud quedó a la vista de todos en dos hechos: los dirigentes harán una protesta pero no un paro. Y hay dirigentes rurales de peso que apoyaron la decisión oficial.

El caso más destacado fue el de Hogo Biolcati, vicepresidente de la Rural, que en un reportaje de Página 12 apoyó la decisión del Gobierno y el viernes en La Nación decía lo siguiente: no podemos ignorar que en nuestro país existen dos realidades que se contraponen: por un lado, los bajos salarios que no pueden acceder a los precios que se pagan por los alimentos en otras partes del mundo. Por otro, es un acontecimiento más que auspicioso que los bienes que mejor se produducen tengan demanda sostenida y un precio internacional creciente".

Evidentemente algunos dirigentes del campo entendieron que no pueden tapar el sol con las manos y que la fuerte suba de los granos en los úlitmos meses posicionó al sector en un factor demasiado tentador, por un lado para el fisco y, por otro, a las críticas.

Resulta interesante lo que está pasando con los dirigentes del campo que están protestando a la vez que son conscientes de que pocas veces han ganado tanto dinero como en los últimos cinco años.

En una publicación anterior hablé de un mail que me mandó un amigo conocedor del tema granos que reflexionaba sobre el momento que vive el sector. Me recordaba que a fines de los 80 había cuatro tipos de cambio y que el campo liquidaba sus exportaciones por el más bajo y que eso generaba una serie de distorsiones importantes. Pero además, el mail de mi amigo sacaba algunas conclusiones arriesgadas pero interesantes y que pueden servir para la polémica.

Decía por ejemplo, y con mucha ironía, "honestamente creo que con estos precios intenacionales hasta De la Rúa hubiese sido un estadista" y resaltaba que en 2001 "tenían un campo que valía us$ 2.000 la hectárea pero no era de ellos: era de los bancos que lo tenían hipotecado". Y agregaba " hoy tienen un campo al que le levantaron la hipoteca pesificada y que duplicó su precio en dólares". Y daba un ejemplo: "Un propietario en el oeste de la provincia de Buenos Aires, que tenía 300 hectáreas en el 2000 estaba fundido y no podía vivir de su campo, estaba endeudado y no podía siquiera sembrar". Hoy, termina el mail, "ese mismo dueño alquila el campo a us$ 300 la hectárea para que otros hagan soja y obtiene 90.000 dólares por año".

Evidentemente el mail de mi amigo es provocativo pero, número más o número menos, plantea una parte de la realidad argentina que también vale la pena tener en cuenta a la hora de pensar el conjunto del país.


Relacionado: El boom del consumo

2 comentarios:

Mundo Yao Ming dijo...

volvi, pegate una vuelta poor el mio

Fede dijo...

Uy estás hasta las manos. Un humor que podría definir entre Podeti y ElMegafono.com !