Las 100 mejores canciones de la década del noventa: Introducción lunes, 24 de mayo de 2010


















Personas así, como este don José, se encuentran en todas partes, ocupan el tiempo que creen que les sobra de la vida juntando sellos, monedas, medallas, jarrones, postales, cajas de cerillas, libros, relojes, camisetas deportivas, autógrafos, piedras, muñecos de barro, latas vacías de refrescos, angelitos, cactos, programas de ópera, encendedores, plumas, búhos, cajas de música, botellas, bonsáis, pinturas, jarras, pipas, obeliscos de cristal, patos de porcelana, muñecos antiguos, máscaras de carnaval, lo hacen probablemente por algo que podríamos llamar angustia metafísica, tal vez porque no consiguen soportar la idea del caos como regidor único del universo, por eso, con sus débiles fuerzas y sin ayuda divina, van intentando poner algún orden en el mundo (...)

José Saramago, Todos los nombres


Now, the making of a good compilation tape is a very subtle art. Many do's and don'ts. First of all you're using someone else's poetry to express how you feel. This is a delicate thing.

Rob Gordon en High Fidelity



Existe una regla no escrita en la industria cultural que establece que las modas (no sólo indumentarias, sino también cinematográficas y musicales) de un momento determinado serán convocadas veinte años después para su recuperación. Mediante este curioso mecanismo de la cultura masiva, un hit electrónico de 2003 hoy es "viejo" pero un himno grunge de 1991 es retro. O para ponerlo de otra manera: la misma canción de Pearl Jam que en 1999 era apenas pasada de moda, unos años después aparece en el panteón de los pequeños clásicos. ¿Será acaso ese el tiempo de la consagración? A veinte años del comienzo de la última década del siglo XX, este humilde servidor se propone encarar un repaso por algunos de los mejores momentos musicales de aquellos años.

Los 90s presenciaron una explosión de géneros sin precedentes, consecuencia de una fragmentación que parecía contradecirse con una impresionante concentración económica en el ámbito musical. Producir, empaquetar y vender música se transformó, cada vez más, en un fabuloso negocio. El grunge, el britpop, la tercera ola de ska, el eurodance, las baladas, el punk pop y los significantes vacíos del indie y del rock alternativo: prácticamente todos los estilos cupieron dentro de alguna de las seis grandes discográficas que, hacia 1999, pasaron a controlar el 90% de la producción musical del planeta. El sonido se acható, las bandas prefabricadas -que siempre existieron- comenzaron a ganar mayores espacios en el mainstream y pulularon los one hit wonders, muestra de que la escena musical se había convertido en una verdadera picadora de carne.

Frente a esa vorágine, reaparece la importancia de una distancia que pueda intentar poner -como decía Saramago- algún orden en el mundo. Mi principal instrumento será el ranking: posmoderno, bien MTV, yo diría hasta noventoso en sí mismo... pero que, como los mixtapes del personaje de John Cusack, sean algo más que un compilado. Una expresión en sí misma aunque sea "por medio de la poesía de otros". Habrá dos listados: uno de hits, armado exclusivamente en base a los Top 20 de los charts anglosajones, y otro con las mejores 100 canciones de la década.

El miércoles arrancamos con las entregas, en orden cronológico, de los mejores éxitos noventosos. Hasta entonces.

4 comentarios:

Pat- dijo...

Excelente y prometedora introducción! me alegra que al fin la hayas publicado. Estaré atenta a las entregas del shánking, claro que sí.

PD: La foto es todo.

Cenicienta dijo...

Genial! Esperaremos cada entrega, señor.

Dark Tide dijo...

Ah, recién veo la aclaración...¡que mongui que soy!

Juancho dijo...

Después de esto, bueno, después de terminar las 100 de los 90 (no precisamente hits) seguro ya tienes lugar en el cielo. Estoy al tanto. Saludos.