The Salchicha Times - Número 39 viernes, 11 de mayo de 2007

Tricota

El Equipo Salchicha se alzó con una importantísima victoria sobre el Dandy Team y consiguió de esta manera su tercer triunfo consecutivo, algo que no sucedía desde la Copa Evita de 1955, cuando tres de los equipos contrarios fueron asesinados en su totalidad en el bombardeo a la Plaza de Mayo y el General Perón le dio por ganado esos encuentros al salchichismo.
Cabe destacar la epicidad del partido, el cual comenzó a las 22 horas del 10 de Mayo y se fue extendiendo durante varios meses, tiempo durante el cual llovió, cayó granizo, la cancha cambió de nombre y asumieron tres presidentes incluyendo Blumberg y Nina Peloso. Pero el salchichismo prevaleció contra viento y marea.
El Equipo Dandista una vez más no contó con su principal figura, que por su potencial contrato con el Barcelona tiene prohibido correr, saltar y comer en McDonald's. El Equipo Salchicha no tuvo entre sus filas a Mante, que luego de escaparse del local de comidas partió de vacaciones horas antes de que se disputara el partido que comentamos, pero fue detenido en el peaje de Dock Sud por intentar someter a sus bajos instintos a la chica que cobraba el peaje y no logrando esto, arremetió contra la cabina misma, con la cual luego del acto tuvieron una bonita cabinita la cual se instalará como cabina de transmisión en el estadio de Arsenal.*
El trámite del partido fue definitivamente parejo, ya que los dandistas jamás estuvieron más de un gol arriba e inicialmente la cosa era uno abajo/empate/uno abajo/empate. A los cuarenta y cinco, cincuenta minutos de partido hubo un punto de quiebre en donde el equipo salchicha pasó arriba y se puso cuatro goles por encima y encima aguantó un buen tiempo, al cabo del cual todos empezamos a pensar si el tipo de las canchas se había olvidado de dar por finalizado el partido, porque ya era lunes y teníamos que ir a laburar, pero el buen hombre estaba muy feliz viendo bailar a la esposa de Tinelli y definitivamente no tenía intenciones de interrumpirse.
Este triunfo deja muy bien al Equipo Salchicha de cara a las copas, las copas de vino que se va a tomar para festejar que por fin están en racha ganadora.


Tio - 7 salchichas
Un partido apenas por debajo del promedio por parte de este profesionalísimo portero. No tuvo problema con los disparos de larga distancia y estuvo seguro cuando le tocó salir a cortar contrarios --incluso luego de una frenética salida le hizo un corte en la pierna a Facu que mereció ocho puntos de sutura, nosotros le dijimos que la idea de salir a cortar no incluía armas blancas, pero no nos escuchó. Desafortunadamente su excesivo apuro a la hora de salir del arco hizo que le terminara regalando la pelota a los contrarios en más de una ocasión, una de las cuales el señor le tocó timbre a Juan y le dijo "tomá, Juan, feliz día" haciendose presente en su fiesta de cumpleaños y regalándole una número 5 envuelta en una bolsa de Coto. Lamentable.

Gabi - 9 salchichas
Terrible partido para el léon que de seguro merecerá un examen antidoping después de este encuentro, ya que algunos dicen que para encontrarse en ese frenético nivel tuvo que combinar dos pastillas de éxtasis, tres latas del nuevo Speed marca Coto y seis "brownies locos". Combinó lo mejor de cada función: marcó como Ayala, corrió como Odonkor y disparó como el Coreano de Virginia Tech. Marcó sendos goles y sus potentísimos disparos casi siempre encontraron el arco contrario. Dejó todo en la cancha, al punto que cuando el tipo de las canchas dio por terminado el partido nos dimos vuelta y Gabi estaba en paños menores buscando a ver dónde había dejado su jogging y su remera chivada. En el nivel general el consenso es que estuvo para un ocho, pero le subimos el puntaje como premio concepto a la garra y porque el primer día de clases le dejó a la maestra una manzana de exportación en el pupitre.


Fede - 8 salchichas
Impresionante partido del defensor salchichense, más allá de algunos descuidos al principio. Metió dos de los tres primeros goles de su equipo, dos de ellos consecutivos y el tercero de ellos en un momento muy importante del partido, ya que los puso en una ventaja de tres que resultó ser insalvable. Este último gol tanto lugar luego de una muy bonita jugada personal en donde el Carnicero arrancó en la mitad de cancha, enganchó para adentro (algo que jamás en la vida hizo excepto una vez con el auto en la Autopista Buenos Aires-La Plata cuando iba camino a festejar el campeonato de Estudiantes) y definió fuerte al medio al tiempo que la pelota tomaba una comba bizarrísima sólo explicable por la curvatura pienal del defensor salchichense.
En defensa, de a poco va retomando su nivel homicida que lo hiciera merecedor de su famoso mote, pauta de ello es que volvió el ketchup a sus rodillas que le valiera el premio de mejores efectos especiales en el Festival de Toronto. Y por una tremenda guadaña a Dante recibió una denuncia en la comisaría número 3 de Munro. Para aquellas personas que quieran ver la mencionada falta en el día de hoy será emitido por la señal Afrodita con el título El centrofoward fue empomado al amanecer.*

Lucas - 6 salchichas
Venía motivadísimo luego de su último partido contra El Ari Team y su golazo al ángulo de aquella ocasión. Tiró sus viejos botines y se compró unos Topper muy bonitos, se perfumó, se cortó el pelo y se puso sus mejores lentes de contacto, prometiendo mejorar su nivel de atención general durante el partido. ¿Cumplió? A medias. En los primeros minutos de juego se vio lo peor de este muchacho: perdido en la cancha, inseguro en las marcas, distraidísimo en los tiempos muertos del juego. Aunque una aclaración: su nivel de "ooh pajarito pajarito" ha disminuido, esta vez sólo se detuvo a tomar agua cuatro veces y a atarse los cordones unas dieciocho (se rumorea que tenía miedo que sus cordones nuevos tocaran el suelo). A la media hora de partido un movimiento extraño llamado correr le provocó una rotura de ligamentos cruzada (otros dicen que solo era un golpecito) que lo tuvo a mal traer el resto del encuentro. A partir de ahí el resto del equipo tuvo que suplir su lesión lo mejor que pudo, entre Gabi y Fede tuvieron que marcar a tres contrarios, y las cosas se complicaron. Pero a pesar de que el crack del Salchicha Team (lo de crack es por el ruido que le hizo el tobillo) estaba lesionado, volvió para sorprendernos a todos. Y es que, con el partido dos arriba, tomó por sorpresa a todos cuando pateó apenas pasando la mitad de cancha y el balón se incrustó en la esquina más remota del arco contrario. O sea que pesar de su lesión nuestro amigo Pochoclo volvió de la muerte para marcar el famoso Golazo-al-Angulo Nuestro de Cada Día que figura en su contrato. Y estrelló un tiro en el palo que de no ser porque los arcos son marca El Hierro Loco y más viejos que las heladeras Siam hubiese desmaterializado la portería contraria.

Agus - 7 salchichas
Este muchacho comenzó su partido de la peor manera: perdiendola en la mitad de cancha (y dejando al resto del equipo indefenso frente a los contraataques), además de morfón y engolosinado. En una jugada en que recibiera la pelota solo frente al arquero estuvo casi 52 minutos para acomodarse para rematar, mientras en el medio del arco, sin marcas, eperaban Gabi, Fede, Lucas, la delantera de San Telmo, el Grupo Marylin, las Weather Girls y Tito Bessone. De más está decir que el disparo fue a las manos del arquero mientras Agus decía "disculpen, no los ví".
Cuando creímos que todo estaba perdido y que su única esperanza en el mundo iba a ser recibirse en Derecho con título abogadis cuervis causis... sucedió lo impensado: el viento dejó de correr, los bailarines de bailando por un sueño dejaron de bailar, los otros partidos se detuvieron, y como un halo de luz en los pies de Augusto... ¡volvió La Enredadita! El viento volvió a correr, la luna brilló nuevamente y Augusto comenzó a pasarse, uno a uno, a todos los defensores contrarios, enredándose con ellos, con sus pies, con los pies propios y con el pasto sintético del piso, hasta finalmente encontrarse con el arquero, eludirlo sin elegancia alguna, y definir con el arco vacío. Se recuerda otra ocasión donde recibiera un pase en profundidad, encarara al arquero, le amagara shotear, enganchara para adelante, se perfilara, se masturbara y definiera con un toque suave al fondo de las redes. Y repitió la acción no menos de tres veces. La gloria ha regresado, señores, se llama La Enredadita y NO HA MUERTO. Bendito es el que viene en nombre del señor.


* Le agradecemos a la gente de La Saranda por algunos comentarios excelentes de sus crónicas que hemos utilizado en este artículo.

5 comentarios:

Nacho dijo...

Yo le agradecería también a family guy por la inspiración de los comentarios del principio. "Esto es peor que aquella vez en 1942 cuando..." :P

Nacho dijo...

Igual el estilo sarandesco tiene su onda.

balls dijo...

Escuchame una cosa Maestro: hubo una cagada a pelotazos terribles durante la primera media hora. El Equipo del Dandy hizo megafutbolshampan (si, asi, shampan) durante los primeros 45 minutos. Los tipos querian hacer los goles tocando hasta adentro del arco en todas las jugadas. Y con eso te colgaste. Igual todo bien.

Fede dijo...

Bueno, mi estimado, pero como bien sabemos todos los que alguna vez hemos perdido partidos increíble (y desde acá me hago cargo de unos cuantos, como parte del salchichismo) las oportunidades hay que aprovecharlas, y la verdad de la milanga es que nunca se pudieron poner más de uno arriba. Cuando nosotros tuvimos la oportunidad, fueron 2, 3 y 4 goles arriba. Y aguantamos el resultado (metimos algunos goles más incluso) durante más de media hora hasta que el tipo de las canchas terminó de ver bailar a Paula Robles y decidió que era hora de mandarnos a casa.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

El comentario que dice "balls" lo puso dante en la compu de balls. No lo mates.
Parece mala onda por lo de "Escuchame una cosa Maestro:", pero no.
Paz, jiji.
Cariños, dante.