Fin de fiesta lunes, 23 de febrero de 2009



Desde el norte de España me escribe Maite Alonso:

España es otro ejemplo sangrante de hoguera de vanidades o, como se dice aquí, de "piojos resucitados". Hace 50 años éramos pobres. Hace 40, se vivía con modestia. Hace 20-25 años se comenzó una escalada de consumo y de riqueza, aportada por la bonanza económica europea. Las ayudas de países ricos (principalmente Alemania), contribuyeron a un despegue como no se ha visto en este país. Se empezó a gastar a manos llenas, poco a poco al principio, y desde hace unos años sin freno. En un rato que estuve fuera de casa he visto tantos BMW X5 que creo que los regalan en alguna parte y no me he enterado. Con mi modesto Ford Focus sólo me dejan de mirar con desdén (exagero, vale), porque se supone que pago una superhipoteca por vivir en mi barrio. En España TODO EL MUNDO ha gastado más de lo que tenía y podía, y la crisis nos ha cogido (en el sentido español y sudamericano, sí), con todo al aire. Nos hemos pegado la gran hostia, hablando mal y pronto. Incluidas familias inmigrantes que se metieron en hipotecas de 1500€/mes y claro, eso no hay quien lo sustente con trabajos no muy bien pagados.

6 comentarios:

SirThomas dijo...

Bien por el testimonio.

Digamos que tiraron manteca al techo y se les acabó de repente, y ahora se les está cayendo en las cabezas.

Saludos.

SirThomas dijo...

Ahora, algo que me resulta curioso... tiene bastante de autocrítica, no? Digamos, los gran culpables de toda esta crisis, de la burbuja inmobiliaria bla bla bla, son quienes entraron en esos planes, quienes se los vendieron?

Saludos.

Pat- dijo...

Muy bueno lo que comenta Maite, como dice Tom, mucha autocrítica. Y me gustó la pizca de humor con eso de dónde están regalando los BMW :P

Cinzcéu dijo...

El testimonio de Maite es justo y claro pero falta la contraparte del hiperconsumo crediticio: la crisis no la paga quien resigna su BMW sino quien pierde su hogaza de pan. "TODO EL MUNDO ha gastado más de lo que tenía y podía": muy justa figura que habría que matizar; no TODO EL MUNDO, pero sí todo el mundo crédulo del -y con capacidad de acceso al- seductor paraíso del crédito (crédulo y crédito se parecen demasiado, ¿no?; pura herencia del creer). Saludos.

Eleonora dijo...

me permito un comentario seudo paraonico:(y habiendo abierto el paraguas), las cosnecuencias de un crédito otorgado a quienes no iban a poder pagarlo y etcéteras, si no planificadas (lo cual, probablemente, sea un exceso), fueron "permitidas". claro que los primeros perjudicados son quienes menos para perder tienen, pero esta "crisis" ha beneficiado a unos cuantos.
es decir, las cosas estaban por las nubes y algunos se encargaron de bajarlas. por ejemplo: el barril de petróleo que estaba a 180dólares (el año pasado), ahora está por debajo de los 40.
saludos.

Maite dijo...

Creo que la autocrítica y el humor son elementos necesarios siempre, y más aún en situaciones de crisis. Sir Thomas, claramente los bancos y los gobiernos son los culpables de todo esto...el precio del dinero cayó espectacularmente, las hipotecas se daban con alegría....y ahora para que te preste dinero un banco tienes que ser un potentado. Por otra parte, llenar el depósito del coche me llegó a costar 65€. Todo era una locura.
Y sí, Cinzcéu, lo duro es para los que no pueden comer, está claro.