Córdoba - Buenos Aires sábado, 9 de junio de 2007

¿Cómo es posible dar un beso de despedida sabiendo que es el de despedida?

Y es que la inconsciencia no le rinde cuentas a nadie. Como siempre, el problema es darse cuenta.

1 comentarios:

Juli dijo...

El de despedida es simplemente el último beso. Los más interesantes son los del medio, que no necesitan justificarse para ser aún mejores.

El de despedida es simplemente... uno más.

Me encantó ese paréntesis tan nuestro. Y que viva la cursilería, QUE TODOS LO SEPAN!