Las cosas como son lunes, 3 de diciembre de 2007

Ocultamientos
por Eduardo Aliverti
Página/12, 03-12-2007


"(...) Sin excepciones, las cámaras ocultas sirvieron para la pesca de perejiles cuyas cabezas, en política, salen gratis. La corrupción de peces gordos nunca fue filmada por una cámara de ésas. Ir más allá de algún funcionario municipal coimero, de algún traficante de drogas de segunda línea, de algún juzgado que no maneja causas calientes, de algún falso médico o de alguno real que se aprovecha de sus pacientes, supondría que los grandes medios estarían dispuestos a meterse con intereses que no les son estructuralmente ajenos, porque en gran medida se jugaría –entre otros pequeños detalles– la publicidad que los sustenta. Hoy más que nunca, los multimedios son megacorporaciones que manejan información y opinión entre otros negocios. Cualquiera debería darse cuenta de que la espectacularidad mediática empieza y termina al servicio del discurso “antipolítica”, que cobra por la ventanilla de la demagogia fácil. No hay nada más político que putear sólo a la política, y debe reconocerse que además parece efectivo si el termómetro callejero determina que es allí donde se concentra monotemáticamente el malhumor popular. Allí y en la “inseguridad”. (...)"

4 comentarios:

beto9 dijo...

Comparto la esencia del comentario de Aliverti, solo que me parece pertinente hacer un par de observaciones. Aliverti habla de los multimedios como si él no pertenciera a uno de ellos, habla de formar opinión como si él no lo hiciera.
Parte de esto se evidencia en el simple acto de ponerle comillas a la palabra "inseguridad". No se puede relativizar el tema, ni considerarlo un mero caballito de batalla de la derecha, la inseguridad alcanza a TODO el espectro social. Por supuesto que no abogo por la mano dura -que es en lo que cae la derecha automáticamente- pero tampoco me cabe la de relativizar el tema, porque lleva a no hacer nada al respecto. Hoy por hoy le pegan un tiro para afanarle la 4x4 al tipo del barrio cerrado en Pilar, como le meten un tiro en la cabeza para afanarle la bicicleta al laburante de Villa Ortuzar, o le cortan el cuello para afanarle la jubilación a la ancianita en San Martín. Entonces, bastaría con que se aplicaran las leyes ya existentes como es debido para empezar a solucionar el tema. Pero relativizarlo es solo mantener el status quo. El uso de las comillas puede ser peligroso, ya el Turco se las puso a palabras como "educación", por ejemplo, y así nos va...

Fede dijo...

Comparto en esencia tu comentario, pero me parece que le estás haciendo decir a Aliverti cosas que él no dijo. La última frase del comentario que extraje afirma que "el termómetro callejero determina que es allí [putear a la política] donde se concentra monotemáticamente el malhumor popular. Allí y en la “inseguridad”." En otras palabras: Aliverti no duda sobre la existencia o no de la inseguridad, sino que la señala como uno de los dos lados donde se concentra el humor popular. Ni más ni menos.

Las comillas alrededor de las palabras lo destacan como una temática recurrente, no tienen intención de ironizar sobre el concepto que Aliverti confirma que existe. Y sino lee lo que comentaba allá por abril de 2004:

"Uno se ha prendido en el debate sobre la inseguridad, y está bien que así sea no sólo porque el tema lo merece sino también por el uso que la derecha hace del instrumento Blumberg. (...) "El instrumento Blumberg se apoya en una sensación y una exigencia populares que son legítimos. 'La gente' tiene miedo y tiene por qué tenerlo, y no se debe discriminar entre 'la gente' de la clase media urbana (única 'la gente' que existe para los medios) y 'la gente' de los bajos de los suburbios."

Y continúa, como para despegarse del discurso progre tradicional: "Ojo: las condiciones de indigencia y pobreza no son la explicación total de lo que ocurre con el delito, y porque ninguna izquierda que se pretenda lúcida deja obrar los acontecimientos en lugar de ir operando sobre ellos."

beto9 dijo...

Me mando a guardar entonces. ;) ¡Abrazo!

Fede dijo...

Con respecto al oto punto que señalabas, nobleza obliga: es cierto que Aliverti escribe en un multimedio.
Desde hace algunos años, y a través de una operación bastante turbia, Pagina/12 fue comprada por uno o más dueños del Grupo Clarín. Y más: en julio de 2002, Fernando Sokolowicz, la cabeza del diario, se asoció con el derechista Daniel Hadad para la compra de Azul TV. Como contrapunto cabe señalar que la Asamblea de Trabajadores del Diario denunciaron el hecho de inmediato (http://www.rebelion.org/argentina/pagina130702.htm) y, según entiendo, la línea editorial del diario no ha virado hacia la derecha sino más bien hacia un oficialismo poco disimulado.