Pequeña obrita mendocina en un teatro de la calle Balcarce martes, 25 de noviembre de 2008



Cleto Cobos dio vuelta la fórmula hegeliana retomada por el primer Marx. Con él, la historia se repite, por así decirlo, dos veces: primero como tragedia, después como comedia.

***

La tragedia
Todos conocemos la tragedia: un vicepresidente recientemente elegido votando en contra del proyecto clave que impulsaba su propio gobierno. Con su voto "no positivo" (derecho a la galería de grandes frases), fracasaron las las retenciones móviles. La caída de esta resolución, que establecía que el tributo agrario fluctuaría con los precios internacionales de las commodities, fue largamente festejada por las patronales del agro...

La comedia, primer acto.
... hasta que unas semanas más tarde se encontraron con un desplome típico de los mercados no regulados que pretendían defender, y dieron con una insólita situación: de haberse aprobado esa "odiosa" ley K (que además en su paso por el Congreso había incorporado importantes medidas para los pequeños productores) estarían mejor que ahora, ya que pagarían menos tributo al ser una retención móvil.
Pero nada de esto se sabía a fines de julio, cuando estalló la Cobosmanía, impulsada por el imaginario "antipolítico", por cierto antiperonismo latente y por los principales medios de comunicación (recordemos que Clarín y La Nación fueron dos de los principales auspiciantes de la Exposición 2008 de La Rural). En aquellas risibles jornadas, los héroes nacionales eran San Martín, Belgrano y Cleto.
Como recuerda hoy Clarín: "Sin diálogo con la Presidenta desde que lo recibió, el 30 de julio, sólo para retarlo por su voto en el Senado, Cobos se dedicó a explotar el crecimiento de su figura y a armar su propio espacio político." Espacio que, claro, resultó tan "independiente" que pronto oficializó su acercamiento al partido triste que lo había echado "de por vida" cuando se postuló para vicepresidente, hablamos de la exitosa UCR y, por supuesto, la "Coalición Cívica", ese rejunte también ex-radical formado en torno a la figura de la señora mística (y el inefable acompañamiento del rabino liberal).
Desde el voto "no positivo", el muchacho Cleto se dedicó a mostrarse en contra de la expropiación de Aerolíneas, del fin de las AFJP, en fin, devenido repentinamente en más opositor que Carrió. Randazzo, ministro del interior, salió a decir, con buen tino, que el tipo "no cumple la función para la que fue votado".

La comedia, segundo acto.
Lo mejor llegó ayer, cuando fuentes cercanas al cobismo (que no es lo mismo que el cubismo, pero igual de incomprensible para la opinión pública) dijeron que el temita estaba "tenso" y que entonces, Cleto, "Si tanto les molesta que seas el vicepresidente, que llamen a una consulta popular y que la gente decida. Si dicen que sí, te quedás; y si dicen que no, renunciás". Esta frase brillante, sublime, magnánima, le llegó a Cleto de boca de Alfredo Cornejo, el indentente de Godoy Cruz (que por su ojo para la política bien podría haberse dedicado a atajar sandías para el equipo mendocino). La respuesta de Cobos fue: "Me parece bien, vayan para adelante". Gracias por la magia.
De vuelta Clarín: "ante las crecientes críticas del kirchnerismo, el entorno del vicepresidente tomó la decisión de salir a plantear públicamente la convocatoria a una consulta popular junto a las elecciones legislativas del año próximo."

***

Y hoy, el grand finale:

La oposición fustigó el posible plebiscito y reclamó a Cobos que se defina
Dirigentes consultados por lanacion.com coincidieron en rechazar un eventual plebiscito para sobre si el mendocino debe o no abandonar el cargo. Lo consideraron "imposible" de llevar a la práctica y hasta lo calificaron de "acto antidemocrático".

El Gobierno y el campo, de acuerdo: ambos rechazan la idea de Cobos de un plebiscito
Desde el Ejecutivo, el ministro Randazzo dijo que "nadie le pidió la renuncia" al vicepresidente y que la iniciativa es "ridícula". Por su parte, el titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, dijo que es "una pavada".


Aplausos y telón.

3 comentarios:

Chino dijo...

Metemos un par de vedettongas en tanga y se lo vendemos a Nito Artaza. Directo a competir en Villa Carlos Paz!

SirThomas dijo...

Excelente resumen Fede.

Saludos.

Martín dijo...

Una mancha más al tigre.

(siendo el tigre la mamarrachada q es la política -Argentina en este caso- y siendo la mancha... una mancha)