Los Mejores Discos de 2008 sábado, 3 de enero de 2009



1. Dig!!! Lazarus Dig!!!
Nick Cave & the Bad Seeds
Anti, abril de 2008

Hay que cumplir cincuenta años y seguir rockeando como a los veinte. Nick Cave lo hizo, sonando junto a su banda The Bad Seeds, tan fresco, urgente y clásico como siempre. Dig Lazarus Dig narra en paralelo la historia de Lázaro pero en una suerte de versión moderna, urbana, neoyorkina, que se cruza con la de Harry Houdini, "el segundo mejor escapista" --siendo Lázaro el primero, claro.
La canción que le da nombre al disco es genial: sucia y bohemia, me hizo acordar a "Subbacultcha" de los Pixies, y es, como casi todo el álbum, un clásico instantáneo. Puntos altos, y los hay varios, "We call upon the author", "Arthur goes West", "Today's Lesson" y, por supuesto, la gran historia a la Lou Reed para el final con "More news from nowhere". El disco del año, por varios cuerpos.



2. Consolers of the Lonely
Raconteurs
Warner, marzo de 2008

En 2006, el debut de Raconteurs tomó a todos por sorpresa. Y qué sorpresa agradable: combinando las habilidades compositivas del gran Jack White con los aportes pop de su amigo Brendan Benson y una full band con más músculo que el dúo guitarra-batería de los White Stripes, el todo fue mucho más que la suma de las partes, y detrás de un proyecto paralelo se adivinaba una banda en sí misma con muchísimo potencial.
Potencial que explota a puro power-pop en Consolers of the Lonely, un disco como le dicen los yanquis all killer no filler, directo a los bifes. Anunciado apenas una semana antes de ser lanzado, estalla con una urgencia que faltó en su primer álbum: desde los vientos en "The switch and the spur" hasta el pop colorido de "Many shades of black", se respira un clima cirquero, juguetón, eufórico, intercalado por las pinceladas guitarreras de "Salute your solution" (primer single), "Hold up" y "Attention" y el piano que guía "You don't understand me".
Todavía están buscando un sonido propio, pero mientras tanto, navegando a mitad de camino entre un White Stripes y un Grand Funk Railroad, dejan a todos conformes.



3. Dear Science,
TV on the Radio
DGC, septiembre de 2008

Mezclando soul, euforia, experimentación y un gran sentido de la composición musical, los muchachos de TV on the Radio están a la altura de las expectativas generadas a partir de su álbum bisagra, el brillante "Return to Cookie Mountain". Palmas, texturas, capas de sonidos, y en el medio, como si no costaran, grandes melodías: "Dear science" es su disco más accesible hasta el momento.
Algo que noté tanto en TV on the Radio como en Queens of the Stone Age, otra de las grandes bandas de esta década: muchas de sus mejores canciones funcionan trabajando algún sonido nervioso de fondo y, por encima, una melodía vocal pop liviana, es decir, un contrapunto simultáneo entre tensión y alivio. Así funciona, por ejemplo, "Halfway home", de fondo una guitarra agitada, ansioso, y en la superficie un cantito alegre ("papapanpapan-papapanpán"). Más pulgares arriba para "Golden age", "Family tree" y "Shout me out".



4. Only by the Night
Kings of Leon
RCA, septiembre de 2008

En 2003, cuando salieron con Youth and Young Manhood y su Creedence en LSD, muchos vieron a Kings of Leon como otra banda retro-rock más, que podría haberse hundido al próximo álbum como los olvidables Jet (que por la misma época sacaban Get Born). Lo increíble fue que la carrera de este cuarteto sureño no sólo continuó, sino que además comenzó a tomar ribetes inesperados con cada disco. Al minimalista Aha Shake Heartbreak le siguió una increíble incursión en el rock alternativo norteamericano (en la vena de Jesus & Mary Chain y Pixies) con Because of the Times, álbum que llegó al número uno en el Reino Unido y los llevó incluso a liderar la edición 2008 de Glastonbury.
Con Only by the night, los Kings of Leon aumentan la apuesta y se orientan hacia el rock de estadios. Como dijo el crítico de Pitchfork -a quien el disco no le gustó, vale decirlo- el trabajo tiene los mejores temas que 3 Doors Down jamás hizo. Sin ir más lejos, "Sex on fire", primer single, es algo así como el "Kryptonite" de 2008, sonando como una mezcla entre un tema de The Specials y el Black Francis de 1990. Al mismo tiempo, lo "alternativo radial" nunca estuvo mejor que en la dulce "Use somebody" o en "I want you", que no hubiese desentonado en Doolittle. "Be somebody", "17" y la rockera "Crawl" completan el sexteto fundamental de este álbum, que ostenta un setlist quizás apenas menos sólido que el de su disco anterior.



5. Evil Urges
My Morning Jacket
Ato, junio de 2008

Otros que sorprenden a propios y ajenos con cada paso. Del country-alternativo a la Neil Young de sus primeros álbumes al estrellato indie con su sensacional Z, nuestros amigos de Kentucky ahora incursionan en un disco esquizofrénico, siendo por momentos los alt-country-rockers que conocimos, por momentos los titanes sónicos 100% OK Computer de su disco anterior.
El ingrediente nuevo son los toques funky, los sintetizadores más al frente, y los falsettos Prince por parte del cantante Jim James. Las primeras canciones del disco y su primer sigle, "Highly suspicious" (acompañado por chunks de guitarras como en un tema de Molotov), dan cuenta de eso. Hacia el final, cuando el disco va cayendo un poco con una sucesión de temitas livianos, aparece la rockerísma "Aluminum Park", una de las grandes canciones de 2008, subrayando el triunfo del sonido grande y expansivo por sobre la introspección de su anterior trabajo, ratificando el buen momento del grupo. No será un clásico del futuro, pero sí un paso en la dirección correcta.



6. Narrow Stairs
Death Cab for Cutie
Atlantic, mayo de 2008

Luego de su exitoso debut en discográfica grande con Plans, el prolífico cuarteto liderado por Benjamin Gibbard vuelve a las bateas con un disco más oscuro y más lento. Hay letras más desesperadas, referencias a Kerouac y un primer single de ocho minutos y medio de duración. "I will possess your heart" construye una genial base hipnótica que destaca en un álbum habitado mayormente por canciones punk-pop de tres minutos, como los siguientes dos sencillos: la bonita "No sunlight" y la melodía muy Foo Fighters de "Cath". Imposible dejar de destacar una de las canciones más preciosas de la banda, "The Ice Is Getting Thinner", con la que cierra el álbum. Si no les logra tocar una fibra, es porque tienen que darle más al All Bran.



7. Off With Their Heads
Kaiser Chiefs
Motown, junio de 2008

No es precisamente el álbum más redondo del año. Es más: quizás hasta sea uno de los más desmesurados, explosivos e imperfectos discos pop escuchados en época reciente. Pero, tal como sostiene la crítica del Observer, este es su mayor logro: "Basta de intentar mimetizarse con algún indie de estadios o retro-rock pulido: hay que apuntar a lo extraordinario". Los Kaiser Chiefs vieron la luz, se despegaron de su gris trabajo Yours Truly, Angry Mob, y abrazaron sin culpa el pop de los Kinks, la new wave de los primeros discos de XTC y hasta el post-punk de Gang of Four (excelente homenaje en el canto a dos voces de "Never miss a beat").
Marcan el ritmo "You want history" (en la vena de los Talking Heads), "Like it too much" (estribillo cien por ciento Drums and Wires) y la divertidísima "Good days bad days". Y para aquel paladar refinado que cree que la desmesura oculta una carencia de talento compositivo, allí están "Tomato in the rain" y "Remember you're a girl" para confirmar que los KC, cuando se lo proponen, también son capaces de armar lindas melodías pop. Un disco ruidoso, guitarrero, tan bueno o acaso un poquito mejor que su celebrado debut, Employment.



8. Oracular Spectacular
MGMT
Sony, enero de 2008

Posiblemente el mejor disco debut del año, los MGMT (pronúnciese "Management", en inglés) compilan en Oracular Spectacular algunos de sus mejores singles. Las celebradas "Time to pretend" y "Kids", provenientes de un EP de 2005, se suman a nuevos tracks grabados luego de firmar contrato con Sony y empezar a circular por festivales o como teloneros de Beck, Radiohead y M.I.A. ¿Qué hacen estos muchachos? Pop electrónico y ganchero, algo así como unos Flaming Lips más bailables. De hecho, el álbum lo produjo el mismísimo Dave Fridmann, el hombre detrás de las consolas en Yoshimi Battles the Pink Robots.
La primera mitad del álbum, allí donde los singles se suceden uno detrás de otro, es sencillamente arrolladora. A las mencionadas se le suman "Weekend Wars" (con un comienzo a pura psicodelia y voces alteradas que no desentonaría en un álbum de Ween), "The Youth" y "Electric Feel", prácticamente un grandes éxitos para la pista de baile alterna. Después cae un poquito pero, como al equipo de fútbol que se va al vestuario 3-0 arriba, con lo hecho en la primera parte le alcanza para clasificar a la próxima ronda (de tragos).



9. Offend Maggie
Deerhoof
Kill Rock Stars, octubre de 2008

Escuché por primera vez a esta banda de San Francisco el año pasado, via el temazo "Believe E.S.P." de su disco anterior. Fue amor a primera vista --aunque uno de esos romances medios freaks: ¡la canción era rarísima!-- y desde entonces supe que debía seguir sus pasos. La búsqueda me llevó hasta Offend Maggie, su nuevo álbum. Lanzado hace apenas unos meses, su mayor logro está en conjugar riesgo y experimentación con melodías fácilmente tarareables. "The tears and music of love", anárquico y guitarrero, parece alguno de los temas más desquiciados de Beck, más el agregado de voces femeninas y letras surrealistas. "Basket Ball Get Your Groove Back" (¡premio a los mejores títulos de canciones ya!) suena como algo de Architecture in Helsinki, totalmente desquiciado. En "Fresh born" parece que trajeron al estudio a los Red Hot, los encerraron con Björk, los drogaron a todos, y dieron REC. Y así con lo demás.
¿Pop experimental? Yo diría que algo más. Como afirman nuevamente mis amigos del Observer: Deerhof "are the best prog-rock post-punk Afro-Oriental art-pop folk-jazz band in the world". Juguetón pero impredecible, para montar a Offend Maggie te subís, te ajustás la montura, y te agarrás fuerte.



10. Accelerate
R.E.M.
Warner, abril de 2008

Un momento crucial, pero casi imperceptible, en la historia de los grupos de rock tiene lugar cuando éstos dejan de ser relevantes. Es algo difícil de rastrear, dado que más que un instante es un proceso y, como tal, se va dando de a poco. Nadie sabría marcar cuánto esto sucedió en el caso de la banda de Michel Stipe, pero mientras que el R.E.M. de Document (1987) o de Automatic for the People (1992) marcó agenda y definió territorio, el del mediocre Around the Sun (2003) no provocó absolutamente nada -más que algo de lástima. Fans de Murmur, amantes de New Adventures on Hi-Fi, aceptémoslo: los lanzamientos de R.E.M. ya no marcan agenda. Sin embargo, que esto esté ocurriendo justo ahora es una pena... ya que Accelerate es, si me permiten el cliché, un regreso a la mejor forma de la banda. Y en tiempos de rock bailable olvidable, más de un "artista" podría tomar nota de algunas de las enseñanzas que nos deja el pelado simpático con este curso acelerado de buen rock. Construcción de melodía guitarrera: "Living well is the best revenge". Elaboración de estribillos gloriosos: "Man-sized wreath". Confección de buen punk frenético: "Horse to water". 35 minutos en donde lo cerebral y maduro se encuentra con lo más potente y urgente. Su buenísimo recital en el Club Ciudad lo confirmó: los R.E.M. son, sin lugar a dudas, los viejitos copados de 2008.

3 comentarios:

SirThomas dijo...

Muy buen listado; yo sacaría el de Kaiser Chiefs y pondría el de Oasis, por ejemplo (?), un poco por fanatismo pero en gran medida por las grandes canciones que tiene Dig out Your soul, de las bandas brit-pop-rock con algo de trayectoria, lo mejor del año.

Por otro lado, ya tengo el de Nick Cave, en mi poder, asi que en breve lo escucharé, lo mismo para T.V. On The Radio, banda que intenté escuchar con su "Return To Cookie Montain", pero no pude aguantarlo :P. Les daré una nueva oportunidad con este último disco, que según he leído en varios lados y como bien destacás, es más "digerible" que trabajos anteriores.

Bien por la mención del disco de Death Cab for Cutie, muy buena banda y con una regular producción, siempre tirando a bueno o muy bueno.

Kings Of Leon, lo dije en el anterior comentario, me gustó mucho su último disco, y el anterior a éste, también. Y la radiografía que hacés de ellos, es tal cual. Esperemos que Jet repunte con su próximo disco :P.

Veremos qué tal, la banda que ocupa el puesto 9... ni la conozco.

Para cerrar, un disco que olvidé mencionar en el comentario del anterior post (bah, el de las canciones) es el último de Elbow, The Seldom Seen Kid, que me pareció un gran disco también, con un temazo como es "An Audience With the Pope", entre otros.

Quizás otro disco para agregar, sea el de Beck, que a mí me gustó bastante, pero ya la lista se haría bastante larga :P

Por lo demás, gran resumen. Yo este año estuve escuchando muchas bandas "muy poco conocidas" y también discografías de grandes bandas, asi que mucho más no puedo mencionar.

Saludos.

PlayGround dijo...

Nosotros, además de realizar el listado de los mejores discos de 2008, nos hemos atrevido con las 100 mejores canciones. Por si te interesa verlas y/o escucharlas:

http://www.playgroundmag.net/especial/2830/las-mejores-canciones-del-2008-para-playground

Lean. dijo...

Y en erboteca nos estamos animando con las mejores canciones del under argentino. o algo asi.