Post para un Martes 13 lunes, 27 de marzo de 2006

Escribe Martín Caparrós en su conjunto de ensayos Bingo!:


La superstición es, más que nada, un homenaje a lo desconocido: la idea de que hay que pagar constantemente precios a las potencias ignoradas. Por eso tiramos sal por arriba del hombro, rodeamos escaleras, formamos cuernos, huimos de los gatos negros, manoteamos mamas: no se sabe a quién estamos obedeciendo, pero obedecemos. En eso se basa el invento, y nadie lo sabe mejor que nuestra madre Iglesia. Ayer salió en los diarios una queja curiosa: el Arzobispado de Buenos Aires había encargado una encuesta para medir el "crecimiento del pensamiento mágico" entre los jóvenes católicos. Y constataba con preocupación que dos tercios creían en la astrología, en la adivinación del futuro y en "magias y maleficios", y más de la mitad en la reencarnación y la comunicación con los muertos.
La Iglesia se preocupa, y es lógico: quiere tener la excusiva de la superstición -que el diccionario define como una "creencia en ninguna influencia no explicable por la razón". La Iglesia de Roma les enseña a sus muchachos que su dios es uno pero tres al mismo tiempo, que su salvador nació de una virgen y resucitó cuando más le convino, que si se portan mal se irán al infierno, que un señor muerto y devenido santo les puede conseguir trabajo, que una copa de vino es sangre de otro señor muerto que también es dios, que recitar unos versos mal rimados conquista el perdón por las trastadas, que lo que dice un polaco arruinado es verdad indudable y que hay muchas cosas que no se pueden preguntar porque la doctrina está llena de misterios que los mortales no deben entender, pero después se alarma de que crean en rarezas de la misma calaña. Saben, supongo, que no hay peor astilla que la del mismo palo, y se lanzan en santísima cruzada.

4 comentarios:

Juli dijo...

Y tendrá razón con lo de las supersticiones. Pero... que Jesus salió de una Virgen no es una superstición, es un hecho empíricamente probado.

Ja
Ja
Ja

Xel-Ha dijo...

Te costó mucho escribir este post tocandote el huevo izquierdo con la mano derecha?
:D

Anónimo dijo...

que mal. o sea creo que debes respetar un poco más a los cristianos tal y como el tal xel-ha debería respetar tu postura. pero basureando uno sólo demuestra su intolerancia a la diversidad. No te lo tomes personal, pero yo concuerdo contigo en algo, que es lo que les preocupa a la iglesia en mi opinion, a cualquier religión lo que le es necesario para subsistir es que haya gente que crea en ella, no que su dios sea el verdadero, sino que la gente crea que ese dios es el verdadero. Eso no necesariamente es algo malo eso sí, algunas personas siguen esto y aprenden importantes valores que se deben respetar. En fin, saludos desde un desconocido desde Chile, pibe.

Fede dijo...

¡Me parece que nadie está basureando acá!

Digo, para empezar: el texto no es mío. Es de un escritor.
Y para continuar: es una visión de las cosas. Visión -si se quiere- racionalista, materialista, terrenal, pero visión al fin y al cabo. Es una forma más de ver las cosas. A propósito, una muy interesante.

Te mando un saludo.