All You Need Is miércoles, 14 de febrero de 2007

La Real Academia define creer como "Tener por cierto algo que el entendimiento no alcanza".
Para empezar, no creo en la Real Academia como único organismo decretador de una supuesta corrección del idioma español, pero tomemos esta afirmación como punto de partida.

No creo en ninguno de los Dioses del Olimpo, ni en aquellos que se suponen únicos y no comparten cartel con otros.
No creo en las supersticiones -ni hoy ni ayer, Martes 13.
No creo en el Progreso, lineal e indefinido.
No creo en el Destino, para mí nada está escrito en ningún lugar divino o sobrenatural, porque tampoco creo en lo Sagrado.
No creo en la Objetividad, ya que no creo que exista una Verdad última.

Pero si hay algo a lo que mi entendimiento no alcanza y sí lo tengo por cierto, algo que está más allá de la razón y me desvela y ni siquiera intento comprenderlo y a pesar de ello lo apoyo incondicionalmente, si hay una sóla existencia metafísica a la que esta materialista mente le pone todas sus fichas, las manos en el fuego y con los ojos cerrados, es el amor.

***

La creencia más fuerte de los últimos tiempos es la Ciencia. Sólo hace falta para mirar la doble central de Clarín para darse cuenta cuan importante es afán por explicar todo científicamente. "Un estudio afirma que...", "Recientes estudios confirman que...", "Un grupo de investigadores norteamericanos encontró que...". No tardaron en llegar al plano del amor, por supuesto. Nos explican de feromonas, hormonas, monas. Para muchos de ellos, el amor se reduce a una serie de mezclas químicas. No tenemos forma de evaluar la veracidad de los estudios: no sólo la ciencia es una caja cerrada para el lector promedio, sino que a la semana siguiente nos encontramos que salieron otras investigaciones, de otros científicos, de otras universidades, que afirman exactamente lo contrario.

Lo que todo esto me merece es un poco una cita de Mark Twain con la que la revista de La Nación del domingo cerraba su artículo sobre el amor: "Si me preguntan por qué lo amo, descubro que no lo sé. Y realmente no me interesa saberlo".

***

Al mundo no lo va a salvar la religión, que me perdonen los pastores electrónicos, digitales y analógicos.
Al mundo no lo va a salvar la caridad, que me perdonen Bill Gates, George Soros, Bono y la Madre Teresa.
Al mundo lo va a salvar el amor. Ah, y el rock'n'roll, como decía Pete Townsend.

5 comentarios:

fedefer dijo...

¡Fedebillie se volvió poético! Casi como clama un viejo bandoneonista medio chapita que cada tanto se deja ver en el tren. "Solo el amor salvará al mundo". La otra vez le dí 50 centavos o algo así. Que no te lea porque seguro tiene copyright.
Por cierto, el mundo se va a salvar cuando se extinga la raza humana. A este ritmo, en medio millón de años o menos, calculo.

Juli dijo...

Oy. Tan hermoso y tan revolucionario al mismo tiempo.

Feliz dia de los enamorados!! (aunque sea comercial y todo eso)

Anónimo dijo...

La groseaste con este post porque es uno de esos a los que no les cabe ninguna clase de "Sí, creo que tenés la razón porque...", o bien "Creo que no estoy del todo de acuerdo con tu punto de vista porque...".
El tipo vomitó su punto de vista y los mandó a todos a dormir la siesta. Y no tiene que lidiar con ninguna réplica, porque no le importa.
Maestro, te banco a morir.

Marce dijo...

El amor tiene ese eso q sólo el amor tiene: te llena. Esta todo bien. Porq podes tener amigos, el mejor laburo, una flia de puta madre, un auto, una casa, o cualquier boludes, pero sin amor no vas a poder sentirte lleno, satisfecho, se puede ser feliz pero el techo está lejos.

Chino dijo...

Coincido con Fedefer: "el mundo se va a salvar cuando se extinga la raza humana". En serio: es lo mejor que le podría pasar al planeta. Llamáme fatalista, pero es lo que pienso.
Muy poético, muy romántico lo suyo. Y el amor... ¿salvará al mundo? No sé, pero puede cambiar la perspectiva del pensamiento humano. Y con eso basta.
Saludos.