O juremos con gloria morir (o matar) martes, 24 de mayo de 2005

Desde hace unos días, la mitad de los taxis de Capital andan con una bandera argentina colgada del techo. ¿Repentino patriotismo? Ni que tanto. Promotoras de Radio 10 andan regalándolas por toda la ciudad.
Lo que me incomoda del caso es no saber bien qué les representa esa bandera a todos aquellos que la están llevando.
Para mí, la bandera argentina puede representar muchas cosas. En esta Semana de Mayo, representa la unidad de un pueblo para liberarse de un sometimiento extranjero. En tiempos de globalización norteamericana -y el paralelismo no es menor-, representa una idea de soberanía, de autodeterminación muy similar.
Ahora bien, ¿qué significa para todos estos taxistas? Seguro que algo bastante diferente. Más de uno ni siquiera se habrá enterado que mañana es feriado por la Revolución de Mayo. Otros lo usaran para "sentirse argentinos", frente a la inmigración limítrofe que muchos de ellos aborrecen. ¿Y entonces?
La bandera argentina también simbolizó algo para Julio A. Roca cuando exterminaba indios en la Patagonia, para los generales de la última dictadura cuando torturaban subversivos, para el mundial del 78 o del 2002 cuando el fútbol tapó los problemas sociales (genocidio en uno, pobreza e indigencia en otro)...
La bandera argentina es una excusa para todo, y por eso no termina diciendo nada.
Por eso, siempre que puedo, la evito.

2 comentarios:

el vasco dijo...

José Martí decía algo interesante...

Patria es humanidad, es aquella porción de la humanidad que vemos más de cerca, y en que nos tocó nacer; --y ni se ha de permitir que con el engaño del santo nombre se defienda a monarquías inútiles, religiones ventrudas o políticas descaradas y hambronas, ni porque a estos pecados se dé a menudo el nombre de patria, ha de negarse el hombre a cumplir su deber de humanidad, en la porción de ella que tiene más cerca. Esto es luz, y del sol no se sale. Patria es eso.

Con la bandera, que es un símbolo por demás importante de la patria, pasa lo mismo.

Que algunos sectores la usen con fines contrarios a esa humanidad, a nuestro pueblo, no significa que tengamos que resignarla ni mucho menos. Sabemos que es nuestra, es la misma que acompañó al ejército de gauchos y mestizos de San Martín en la lucha contra la explotación colonial, la que representa a ese pueblo por el que tantos hombres dieron la vida por cambiar el orden de cosas.

Fede dijo...

Entiendo a lo que vas, Santi, y comparto.
Pero precisamente esta ambigüedad de usos que tanto vos como yo describimos hace que, cuando salga a la calle con una bandera argentina, solo yo tenga en claro lo que significa. (Al menos que lo haga en carácter colectivo, yendo -por ejemplo- a una marcha con la bandera argentina.)
Pero es una excepción, el resto del tiempo creo que va a ser difícil que se entienda lo que intento mostrar. Y para eso prefiero guardármelo.
Un abrazo.