Vaya iluso miércoles, 18 de mayo de 2005

A veces uno tiene un día de mierda, y cree que esa llovizna que cae es un complemento de ese proceso, un castigo especial.
A veces uno tiene un día de mierda, y cree que esa hermosa canción que escucha en la radio se puso en el momento preciso para que uno la escuchara.
A veces uno tiene un día de mierda, y cree que esa pluma flotando o esa tierna sonrisa son hechos inevitables y predestinados, cuyo único fin es el ánimo propio.

A veces nos creemos tan importantes que inventamos el sentido todo lo que nos rodea.

2 comentarios:

Juli dijo...

Me encanta cuando escribís así.

A veces tenemos un día tan de mierda que lo único que nos queda es pensar que todo está listo para hacernos sentir mejor.

Cata dijo...

Estoy en esos días de mierda y no queda más que consolarse uno mismo y darse ánimos.
Estamos con unos días de mierda y simplemente tenemos que ser positivos por todo lo que nos rodea.
Espero que terminen estos días de mierda o me voy a volver loca...