Las ganancias de las empresas tras la devaluación viernes, 22 de febrero de 2008

La noticia más importante de los últimos días a nivel nacional es la "pelea" salarial, término que quizás haya que poner en tela de juicio desde que la burocracia sindical reclama incluso menos de lo que le aconsejan desde el gobierno.

Comencemos desde el principio: todos conocemos el grosero aumento del costo de vida de los últimos meses. Viajamos en transporte público, compramos en el supermercado o en el almacén, vamos al cine, si podemos comemos afuera o de vez en cuando tomamos un taxi o un micro. ¿Cuanto aumentó todo esto en los últimos tiempos? ¿30 por ciento? ¿40 por ciento? Pongamos una cifra, igual nos vamos a quedar cortos: ese número va a ser sólo el trailer de una película más larga que venimos viendo desde 2002, una de suspenso en donde venimos persiguiendo, sin éxito, al señor Costo de Vida.
Pues bien: llega 2008 y es hora de sentarse a negociar aumentos, en medio de un anunciado crecimiento económico ininterrumpido que ahora lleva más de cinco años. Los sindicatos más combativos (como por ejemplo los docentes, agrupados en la CTA) piden 34,6%. Las empresas salen a decir que como mucho van a dar ¡12%!, un número increíble por dos motivos:

1) Es un divorcio patológico de la realidad, evidentemente los tipos viven en otro país y no en este.
2) Así y todo, bajísimo como es, es un reconocimiento implícito de que el Indec es una mentira, ya que por primera vez en la historia las empresas proponen más que lo que el gobierno dice que fue la inflación (el dibujado 8% de inflación para todo 2007; sí, a mí también me da gracia).

El gobierno, colocado desde que asumió en una supuesta posición populista-peronista de conciliación de clases, "sugiere" un 20%. Y Hugo Moyano, el "gordo" burócrata, dirigente camionero y titular de la tibia CGT, sale diciendo que arregló un aumento del ¡19,5%! Y hace unas horas la UOCRA de Gerardo Martínez anunció lo mismo para su gremio. Lo digo de vuelta por si todavía no lo creen: el sindicato reclama menos que lo que le ofrece el gobierno (que a su vez se acercaba mucho al pedido empresarial). Una cosa de locos.



***

Volvamos a revisar por qué las empresas dicen que no pueden dar más aumentos.

- En primer lugar, porque With a Little Help From My Friends... in the Government salen a decir que "resulta fundamental que las negociaciones salariales en el sector industrial en el 2008 no excedan la inflación anual proyectada" (textual del comunicado de prensa de la Unión Industrial), que según los númeritos hechos en paint por el Indec será del ¡12%! para todo 2008.
- En segundo lugar, el costo laboral es alto -dicen-, y los hace perder rentabilidad. ¿Rentabilidad, dijeron? Vamos a los bifes: revisemos los números.

***

En una nota publicada hoy en iEco y firmada por Mara Laudonia se expone con datos concretos lo que ya es un secreto a voces: desde la devaluación, los empresarios argentinos gozan de altos niveles de rentabilidad, mayores incluso a los de los 90.

Un estudio realizado por los investigadores del Cenda, un think tank del que participan profesores de las universidades de la UBA, Quilmes y Sarmiento, e Investigadores del Conicet, estimó que, desde 2001 hasta el 2006, la masa de ganancias del conjunto de la economía creció 30%, gracias al crecimiento de la producción y al nuevo modelo económico. En cambio, el incremento de la masa salarial fue de sólo 18%.

¿Los ganadores del modelo? El agro, la industria textil, metalúrgica, automotriz, los bancos y los grupos concesionarios. Todos estos sectores sufrieron "un verdadero desplome en el costo laboral", aún considerando la recomposición salarial que se inició desde 2004.

Asimismo, se produjo un proceso de concentración donde las 500 empresas más importantes del país explican hoy 26% del PBI, mientras que previo a la devaluación producían 16% del valor agregado total de la economía local, indica el texto. Dentro del universo de las 500 empresas privilegiadas, el costo laboral descendió sin pausa desde 1993

El informe concluye que "el sector empresario goza en la actualidad de elevados niveles de ganancia, lo que habilita a la posibilidad de un mayor crecimiento de los salarios".

Así, sostiene que, pese a que el costo laboral creció 20% entre 2003 y 2006, el costo por unidad de producto disminuyó 14% durante el mismo período: "ello no significó ningún estrangulamiento". De hecho, agrega el texto, la rentabilidad se ubico por encima de 2001 y fue mayor a la de la década de los '90.

Cecilia Nahón , del Cenda, indicó a iEco que "si bien es difícil estimar con precisión como evolucionan las variables del 2007 por dificultades con las estadísticas públicas, se puede suponer que se mantuvo la tendencia verificada en 2006: un crecimiento de la masa salarial, de ganancias y sostenimiento de la rentabilidad promedio por encima de la vigente en la década del '90 y colapso de la convertibilidad".

¿No contrasta esta información con la que brindó el último martes la Unión Industrial, al buscar poner un tope de 12% a los incrementos salariales de 2008?

La nota concluye: "Pese a la preocupación expresada por los grandes capitales, los aumentos salariales de los últimos años están muy lejos de poner en peligro la rentabilidad empresaria, que supera holgadamente a los niveles de la convertibilidad".

6 comentarios:

SirThomas dijo...

Muy buen artículo.

Buenos datos, buena explicación. IEco es el suplemento económico de clarin, no?

Pensar que algunos nos tenemos que conformar con un 10 % nomás, que en teoría sirve para aplacar la inflación del año que pasó, pero ni a los talones le llega, sumado a que al mes ya estás por detrás de nuevo con respecto a la inflación. Pero bueh ...

Ojalá fuera generalizado el aumento, y un poco mayor claro.

Dark Tide dijo...

Muy bueno.

Y agrego: el otro día fui, casualmente, a escucharlo a Lozano en la CTA y contó que una de las pruebas para demostrar como Kristina y su lacayo Moreno dibujan la inflación con el INDEK es el ver el contraste con el aumento de la recaudación del IVA. (Como el IVA es un 21% del precio, si aumentan los precios, aumenta también la recaudación del IVA).

Bueno, el asunto es que el IVA aumentó como mas del 20% el año pasado (no me acuerdo bien cuanto dijo, lamento no haberla grabado porque fue una charla interesantísima). Tal vez eso nos de una pista de cual fué la inflación real.

Lo mismo los aumentos: en realidad el aumento anual es mucho menor, porque el aumento no cuenta los meses que ya pasaron y, además, está escalonado: ponele que aumentan el 16%...bueno, te vendrían a aumentar un 8% en Marzo y el otro 8% que falta en Agosto. O sea que todos estos anuncios del gobierno son una especie de falacia matemática, de la que sólo los entendidos se avivan.

Saludos,

DT

Cinzcéu dijo...

Muy buen artículo. Funcionarios y burócratas son una manga de payasos (hijos de puta pero payasos al fin). El otro día los medios publicaron que Economía consideraba un techo del 20% para que la suba no fuera "inflacionaria". En 24 hs. Loustau declaró que nunca lo dijo y Moyano firmó por el 19,5%. Respecto de la inflación 2007, creo que ronda el 25%, el triple del índice del delincuente Moreno. Si se proyecta un 12% para 2008 a agarrarse, porque es posible que ande por el 40%.
Saludos.

Nacho dijo...

Para medir la inflación real algunos usan los datos de las 3 provincias que tienen organismos medidores independientes del indec, y creo que andan alrededor del 25%, sí.

Anónimo dijo...

Dark Tide:
El aumento de la recaudación del IVA no tiene como única causa la suba de los precios. Puede darse por un incremento en el volumen de las ventas.
Es decir, si se venden más artículos a igual precio, también aumenta la recaudación del IVA.
Aclaro, por las dudas, que no estoy negando la inflación.
Saludos. Ricardo.

VaLy dijo...

La UIA pide un techo del 12%, ¿Dónde? En la Tierra del Nunca Jamás, me imagino.
Son unos usureros. No tienen cara, qué vergüenza.
Excelente tu artículo!!!

Saludos

VaLy