Oda al Nokia 1100 lunes, 11 de febrero de 2008

Qué me vienen con tapitas, colorcitos, jueguitos y demás gansadas para la pendejada cool.
Qué me vienen con camaritas incorporadas, lectura de cancioncitas conchetas o navegación online en una pantalla de dos pulgadas.
Qué me vienen con telefonitos que salen cien, doscientos, trescientos dólares.

Señores, el que bate el viejo y peludo Nokia 1100 les bate la justa. Con un menú simple y directo, una sensacional antena y una batería eterna, es todo lo que van a necesitar en un celular.



Este modelo fue vendido 200 millones de veces, lo cual lo convierte en uno de los aparatos electrónicos más populares de la historia, por delante de la Playstation o el iPod. En tiempos de intensa segmentación mercadotécnica y targets específicos, el Nokia 1100 es como un regreso al Ford T: el producto útil, barato y masivo, sin espejitos de colores.

La gilada saltará como leche hervida y, en su afán por vender novedades, sus voces mutarán y sus discursos comenazarán a parecerse a aquellos pronunciados por los grandes gerentes de marketing. Pero firmes al pie del cañón como buenos soldados, los fieles usuarios de la posta-posta resistiremos los cantos de sirena con el 1100 en el bolsillo. Y así, las tapitas, colorcitos y melodías polifónicas de los otros aparatos se desvanecerán tal como lo hacen todas las fantasías, tarde o temprano, en la la incesante, frenética y posmoderna renovación hacia la nada.

13 comentarios:

Juli dijo...

Amen.

Aprovecho el espacio para recordar a mi Nokia 1100:
"1100cito: siempre estarás en mis recuerdos. Ojalá ese bastardo ladrón que te sacó de mis manos no te haya hecho daño. Probablemente se hizo daño a si mismo cuando se dio cuenta que robó una cartera con $5 y un celular que vale dos mangos. Qué ideeeooota"

Anónimo dijo...

El Nokia 1100 sigue siendo un celular. Rústico, simple, ponele el adjetivo que quieras, pero llegó a la gente gracias a discursos pronunciados por los grandes gerentes de marketing.

Fede dijo...

¡Ah, no puedo creer que alguien se haya tomado el post en serio! Por un momento pensé que yo no había sido lo suficientemente claro (con la ironía, la pomposidad y la etiqueta "boludeces"), pero el comentario de Juli -que entendió- me deja tranquilo :P

Martín dijo...

ea! hacía mucho que no comentaba nada pero estos posts me pueden... nunca tuve un 1100, y a esta altura, nunca tendré, pero lo banco AMUERTE! Una fiera, es como un buen 5 hachador, sin lujos, sin parafernalia pero cuando viene el 10 del equipo contrario no te lo deja pasar ni en pedo.

Se banca todas, eh visto a Dante tratar al suyo terriblemente mal y el bicho sigue ahí...

Igual, aquí entre nos, esta bueno tener un MP3 y una camarita a mano, ahí bien al ladito del teléfono, tan juntitos que son uno. Sobre todo por el MP3. Muy práctico, je

Fede dijo...

Ahora que tiraste lo del 5 (sin lujos, pero contundente, efectivo y rendidor), se me ocurrió la siguiente analogía: el 1100 es como el Mascherano de los celulares. ¡Poesía pura, nene!

Nacho dijo...

Estoy bastante de acuerdo con varias cosas que dice el artículo. Basta del verso de la "diversidad" en cosas que no necesitan ser diversas. Si yo compro una heladera me importa que enfríe, no que sea distinta a la de mi vecino. Me cago en toda la idea del status y la diferenciación. La pirámide de maslow es para giles. (?)

Saludos.

Dark Tide dijo...

Si, el Nokia 1100 es un celular de fierro.

No sé las veces que se me cayó...y siguió andando.
Aunque tengo otro, por supuesto que ni lo tiré ni lo vendí, ya que algún día seguramente el fiel Nokia 1100 me sacará de un apuro, je

beto9 dijo...

Se la rebancaba. Hablo en pasado, porque me lo afanaron en... ¡el Personal Fest!

SirThomas dijo...

Coincidolpenamente con lo expresado por Nacho, para resumir :P. Tengo pendiente la nota de slavoj, que parece interesante, y lo de Klein también.

PD: muy bueno lo de Mascherano jaja.

circe dijo...

Mientras mis mogólicos amigos cambiaron tres o cuatro veces de celular mediante esfuerzos económicos superlativos y privaciones de todo tipo yo continúo con mi Nokia 1100, que sobrevivió una caída a las profundidades del inodoro, entre otros miles de maltratos.

(otros celulares van a tener que hacer mucho por mí. MUCHO.)

dante dijo...

Es el unico celular que puedo tener: uno que no se rompe y no les interesa a los ladrones.

Gusquin dijo...

hay miles de historias y leyendas en torno a este celular.. a mi hermana se le cayo por el hueco del ascensor del 9no piso!! se desarmo en 20 pedazos... solo falto la cubierta que no la pudimos encontrar y por suerte se vendía suelta... de mas esta decir que siguió funcionando perfectamente

Anónimo dijo...

El 1100 con radio era un gol de mitad de cancha (?)