The Salchicha Times - Número 18 viernes, 11 de agosto de 2006

¿Qué tienen en común el equipo salchicha y un omelette?

En un encuentro amistos
o que tuvo lugar en una cancha (sospechada de ser) de hockey -pero muy barata-, el conjunto salchichense superó a su par Dandysta por 17-14.
De esta manera, el Equipo Salchicha vuelve a la senda de la victoria, senda que no transita muy seguido... un hecho que alegra a toda su hinchada que ya está compitiendo en número con la de Yupanqui (estaban en la D y ya se vendieron a Coca Cola, ¿cuando lleguen a primera qué van a hacer? ¿hacerle publicidad a Pampers jugando en pañales?).
El secreto del éxito fue como la receta del omelette: poner huevo, dar vuelta, y mantener. Comenzaron el partido perdiendo 4-0, pero pronto empataron y no sólo eso, se pusieron 10-4 en una impresionante racha de diez goles seguidos. Luego de esto, el partido comenzó a extenderse más y más, abarcando varios meses y provocando que muchos de sus jugadores se quedaran libres en materias en la facultad y que las mamás de muchos llamaran a la cancha preguntando por su estado y por si estaban bien abrigados. Incluso, Mante tuvo un ataque de Apu y comenzó a preguntar "ya llegamos a la india? ya llegamos a la india?". La mayor ventaja salchicha fue de siete tantos, pero el equipo del dandy llegó a ponerse a sólo 2 de distancia. El equipo aguantó como pudo y finalmente, este partido (que en realidad comenzó en 1997) se dio por concluido a las once de la noche, marcando una ventaja que los salchicha a duras penas consiguieron mantener, dado que muchos de sus jugadores se estaban volviendo viejos. (Si hasta Agus se lesionó la rodilla como su suegro...)

Tio - 9 salchichas
Ni bien comenzó el partido, se le escapó una de esas sandías que quedaran en la historia de la agricultura argentina. Pero después se reivindicó con creces. Sus compañeros de equipo miraban cómo el pobre muchacho volaba una y otra vez como una bolsa de papas intentando contener los fulminantes disparos, en especial los de Santi (aka Messi). Es cierto que a veces quedaba frente a dos y hasta tres delanteros contrarios, que se paraban solos frente al arco con furia en los ojos y El Tio solo atinaba a gemir "que desea usted de mi" como en las peores películas de la Coca. Pero como en la canción de los Cebollitas, un amigo es el que pone el pecho y para las balas, y este muchacho puso el pecho (aunque más frecuentemente la espalda, y el culito) y detuvo increíblemente la mayor parte de los mano a mano que le tocó enfrentar. En el Top 3 de los mejores partidos de El Tio. Además, hay que bancarse atajar una hora cuarenta...

Fede - 8 salchichas
La ONU aprobó una resolución firmada por 150 países en la que piden paz en los pies de este defensor estrella, el cual el día de la fecha volvió a ganarse el apodo de "El Carnicero" y ha firmado con la Editorial Planeta para volver a protagonizar a los cuentos infantiles de "El Hombre Hacha", el cual provoca terror entre los más pequeños. Dicho esto, y olvidando sus cuestionables métodos, fue implacable en la marca alcanzando su fase 3 de super sayain, absorbiendo a cuánto delantero hubiera cerca; ya hacia el final sospechamos que no se le acercaban por miedo a recibir otra guadaña cortapiernas. Consiguió anticiparse a muchísimos pases: en el mediocampo, en especial, logró adivinar la trayectoria de varias bochas, que luego de robarlas se convertían en brillantes habilitaciones a Mante, Gabi o Agus. Convirtió tres tantos, uno de derecha, mordido, que le dio verguenza festejar de lo malo que fue. En fin, el mejor partido de Fede en varias fechas.

Gabi - 8 salchichas
Respondió bien cuando tuvo que salir desde abajo, respondió bien en la marca y respondió bien cuando dijo que la revolución de mayo fue en 1810.
Fue junto con Mante el principal encargado de conseguir salir desde abajo, tarea que realizó con relativa comodidad en los inicios del match pero que se complicó hacia el final cuando la presión contraria se hizo sentir y los "danditos" venían con los tapones de punta, las piernas de fierro y los botines de espada. Por suerte en la mayor parte de los casos consiguió laterales a su favor, lo que permitió a su equipo respirar unos segundos más mientras se preguntaba si el dueño de las canchas no se habría olvidado que estaban jugando hace dos horas y estaría ya en su casa viendo el sueño que Tinelli le cumplió a dos miembros de "Los Murcielagos"... llevandolos al cine. Gabi, además, cumplió con su parte del contrato con el Equipo Salchicha en el que se le piden, por partido, dos goles desde posiciones imposibles. La cláusula "no vale chumbar" no estuvo aclarada, con lo cual nuestro quinto salchicha del día de la fecha se encargó de mandar a guardar bien guardada las bochas que le tocó chutar. Muy buen partido para el león (no por la garra, sino por la barba sin afeitar).

Mante - 8 salchichas
Su actuación fue de menor a mayor, es decir arrancó jugando como un niño de 3 años y terminó haciendolo como un viejo de 90. ¿Qué quiere decir esto? Comenzó el encuentro en modalidad "cohete en el orto", la cual a veces supera a los defensas... y a veces le termina sirviendo el balón en bandeja a los delanteros contrarios. Hacia el final anunció que estaba exhausto, extenuado... y exitos para el Kun Aguero en España. En los últimos minutos se quedó en el fondo parado -inclso algunos traséuntes creyeron que se trataba de un monumento a Rambo- pero desde esa cómoda posición se dedicó a despejar de cabeza todos los intentos contrarios. Más allá de haber enviado varios pases terriblemente imprecisos que culminaron en tantos contrarios, lo de Mante fue más que bueno y en los últimos minutos ganó el "premio Ratón Ayala al defensor que se rompe el culo despejando todo lo que le llueve". Y como para no perder la costumbre, convirtió algunos goles.

Agus - 9 salchichas
Cumplió con creces su función de goleador estrella. Habrá metido (por lo menos) 8 o 10 de los 17 goles salchichas. Marcó desde todas las posiciones, aprovechó cada error rival, estuvo irreconocible. Y habilitó una función que se encuentra desconectada en él desde hace quince meses: "presionar arriba". Sus recuperaciones cerca del área rival fueron gloriosos replays de la jugada de Saviola contra Serbia que culminó en el tercer gol aquel 16 de junio. En el partido puso mucho huevo, cosa que no se lo veia hacer desde el verano del 93, momento en el cual Agus jugaba para el Sporting de Futuros Abogados y tuvo que poner una docena de huevos ya que luego del partido habia un convite de omelete para todos los jugadores. Como si fuera poco, se la pasó haciendo sombreros exitosos a la cual Zidane vs Ronaldo, momento en el cual El Tio aprovechó para hacer un chiste sobre dicho jugador que decía "¿los franceses dan cabezazos? si-dan", pero al ver que nadie se reía se largó a llorar detrás de las redes y tuvo que ser socorrido por Atención al Portero Sensible.

2 comentarios:

Martín dijo...

nos ganaron? si. justamente? si. pero no volverá a pasar, salvo claro q Augusto se mande un te-hago-5-goles-en-2-minutos o el tío le saque el 80% de las pelotas a nuestros jugadores. lastima la cancha de ping-pong en la q jugamos pero no es excusa. felicitaciones de mi parte, y un aviso del equipo: ya pondremos
las cosas en su lugar!

Y un dato q me tiro Titi Fernandez: con esta es la tercer victoria de los salchichas en las canchas de Edison Center...TODAS las veces q jugamos y ganaron se jugaron ahí!!!

Fede dijo...

No empiecen a decir que es mufa la cancha, porque entonces terminamos en que la Argentina perdió con Alemania porque jugó con la suplente. No busquen excusas, encuentrenlas en los cinco salchichas que aguantaron a más no poder un partido que pareció durar décadas.
Y una nota más, no sabemos por qué el DanteBlog no comenta los partidos que pierde (el último fue el de la lluvia, pero bueno, no fue un partido :P)