El crimen de Neuquén y un debate de fondo lunes, 9 de abril de 2007

Ni Kaos ni Control

El alevoso crimen de Neuquén exige un debate de fondo sobre el respeto a derechos elementales: a la vida y a la libertad de expresión. La lucha sindical por mejor salario es consecuencia del descenso de la desocupación a un dígito, así como el asesinato de Fuentealba se explica por la voluntad de disciplinamiento de Sobisch. El acercamiento CTA-CGT revela un grado apreciable de madurez social, a diferencia de los rastreros intentos de aprovechamiento electoral de la muerte.



por Horacio Verbitsky

El asesinato en Neuquén del profesor Carlos Alberto Fuentealba por un policía que ya había sido condenado dos veces por apremios a detenidos ensombrece la escena política, en pleno proceso de discusión salarial y a seis meses de las elecciones presidenciales, y demuestra la pertinencia de un debate cultural que la sociedad es renuente a enfrentar en términos conceptuales, aunque no haya perdido sus reflejos ante la barbarie. Sólo el empresario Juan Blumberg se atrevió a responsabilizar a los manifestantes por cortar la ruta, tal como hizo cuando descalificó al adolescente Sebastián Bordón, asesinado por la policía de Mendoza. Cual patético Maxwell Smart, también el gobernador Jorge Sobisch postula la antinomia Kaos vs. Control como eje ordenador de la realidad. La conmoción por el crimen fue suficiente para producir un acercamiento entre las dos centrales sindicales que compiten por la representación de los trabajadores, las que coincidieron en una declaración conjunta de repudio y en un paro de actividades para mañana. No alcanzó en cambio para llamar a sosiego a las fuerzas políticas que, a derecha e izquierda, procuraron endilgar la muerte de Fuentealba al gobierno nacional, pese a su evidente falta de afinidad e incluso de diálogo con el gobernador Jorge Sobisch. El gobierno, por su parte, no se hizo cargo de la situación en Santa Cruz, donde la Gendarmería sigue acampando en las escuelas para impedir ocupaciones y actividades de fin de semana de los docentes. Esto le impidió ser más contundente en la condena a Sobisch.

[leer artículo]

2 comentarios:

Chino dijo...

Y pensar que Sobisch se postuló para presidente de los argentinos (y pensar que hay gente que inevitablemente lo va a votar).

Saludos, Fede.

Dandy dijo...

y ni pensar toda la plata q perdió ese tipo en campaña