Paris (B-Sides) viernes, 3 de agosto de 2007

Ideología: En casi todos los barrios céntricos de París se ven autos caros -terriblemente caros, escandalosamente caros- estacionados, en la calle, a la noche. En otras palabras: los dueños llegan con la coupé, entran a sus deptos, se van a dormir y dejan su Porsche estacionado en la puerta. Nadie los roba, escupe, raya o toca.

***

El boliche al que fuimos era bastante internacional, y nos era más fácil hablar en inglés. Al rato de estar ahí, me fui a quemar la consumición que venía con la entrada. "Got the screwdriver?" tiré, a ver si el negro enorme que oficiaba de barman lo ubicaba. Efectivamente: salió un riquísimo vodka con jugo de naranja. Atrás mío un grupo de orientales bailaba marcha: sentí un poco de gracia y otro tanto de verguenza ajena.

***



En París hay líneas de subte que van un poco por arriba, un poco por abajo, y que tienen vagones de dos pisos. Fue divertido viajar en ellos.



***

Decimocuarto viaje en subte en cinco días. (Esto de que los taxis no lleven cinco personas nos está cagando la vida.) Mientras esperamos en el andén escuchamos a unos tipos a los que identificamos como típicos argentos. Oído al pasar:
- Nah, no es lo mismo un puto que un homosexual.
- ¿Vos decís?
- Si. Todos los putos son homosexuales, pero hay homosexuales que no son putos.
La alta filosofía seguía su curso y llegó el subte. Subimos, y atrás nuestro, estos dos muchachos. Otra mujer más hablaba español -les preguntó algo- y nos dimos cuenta que todos los que estábamos en ese vagón en ese subte de París éramos hispanoparlantes. Curioso.
- ¿De dónde son? -disparó la mujer, mapa en mano.
Resultó ser que los pibes eran dos uruguayos, y la mina que les hablaba una mexicana. Cada uno alardeó un poco sobre su hogar de nacimiento y preguntó si el otro había ido -la mexicana fue a Punta del Este, los uruguayos a Cancún.
Con respecto al viaje actual, la mexicana comentó que estaba por unos días, porque su padre tenía una casita en el sur de Francia. Los uruguayos la pasaban mejor, parece: según escuché, se vinieron por cuarenta días. La mexicana tenía voz de Doña Florinda:
- ¿Y ustedes estudian?
- Administración de empresas -respondieron los uruguayos, que después -dijeron- se iban a Italia y a Grecia.

***

1 comentarios:

Sol! dijo...

Niño, muy lindas las fotos! No puede ser que estes en un lugar tan hermoso...!!! Yeguo!!!! Estoy con una amiga aca, envidiandote plenamente.

Un beso!