Las mejores 100 canciones de los noventa: 61-70 lunes, 20 de septiembre de 2010

# 70. I Am a Scientist / Guided by Voices
Bee Thousand (1994), Scat

Grabado en equipos caseros, Bee Thousand es –junto con Slanted & Enchanted de Pavement– uno de los discos fundacionales del género lo-fi, que más arriba me negué a explicarles pero que ahora es una referencia obligada. Ubiquémosnos en 1994. Pensemos que en los cinco años anteriores, la escena under del rock norteamericano pasó de un lugar marginal al centro mismo de la industria cultural: ventas por millones, videos en MTV, festivales auspiciados por corporaciones y otras acciones asociadas a la onda "alternativa" de aquel entonces. Bandas como R.E.M., Nirvana y Breeders –que hacia 1989 apenas circulaban en la periferia– en sólo un lustro se habían consagrado comercial y críticamente. Lo alternativo pasó a ser lo oficial. Allí están, me parece, las raíces del actual indie, un movimiento típicamente dialéctico que impulsó el surgimiento de lo "alternativo del alternativo". Uno de sus rasgos más distintivos fue la tendencia a operar por fuera de las grandes discográficas. El otro fue el uso –a veces deliberado– de precarias formas de grabación. "I am a scientist", una de las obras maestras de Robert Pollard, suena casi como un demo. Tiene una línea de bajo que la emparenta con "Come as you are" y letras sobre el papel social que cumplen los científicos, periodistas y farmacéuticos en la sociedad actual. Este es el típico tema que los productores se desesperan por volver a grabar en 5.1 con todos los chirimbolos para lanzarlo como single y llenarse todos de guita. Afortunadamente, la única reversión de esta pieza fue grabada ese mismo año para un EP editado por Scat y cuya producción corrió por cuenta no de un Rick Rubin o un Rob Cavallo sino del muchisimo más modesto Andy Shernoff, fundador de The Dictators. Mercado, vos también la tenés adentro.

# 69. Ruby Sees All / Cake
Motorcade of Generosity (1994), Capricorn

Nunca me gustó usar la palabra "subvalorado". No es un tema estético –un problema de cómo suena al oído– sino operativo: la crítica musical anglosajona la ha gastado tanto como el vocablo hype, y ahora ninguna de las dos cosas parece significar demasiado. Aclarado el poco futuro de la empresa, permítanme tomarme una pequeña licencia en este caso: el disco debut de Cake es uno de los álbumes más subvalorados del primer lustro de la década. No sólo por su (innegable) influencia en las college rock bands de ambas costas de los Estados Unidos o su estatus de banda de culto. El álbum en sí –esto es, el conjunto de canciones que agrupa– contiene una frescura inusitada, desde el pequeño hit "Rock and roll lifestyle" hasta la delicia pop de "Ain't no good", pasando por la joyita que nos ocupa. Todo se desarrolla en nuestros oídos como si los temas se hubiesen grabado en la primera o segunda toma –incluso si esto no fue así. Con una base bluegrass sobre la cual se instala el juego entre guitarras y vientos (que luego se convertiría en una de las marcas de estilo del grupo), el buen John McCrea le canta al tipo que cree que está engañando a su novia y saliéndose con la suya:

Do you think she's swimming in your lies?
Do you think it's all just murky green?
Don't you think that she would realize?
Do you think she has never seen?
Cause when the seaweed sinks and the sun gets low,
when the waves retire to the darkness below,
I know, I know Ruby sees all.


# 68. Tones of Home / Blind Melon
Blind Melon (1992), Capitol

¡Ah...! El inconfundible sonido a principios de los noventa. Desde el mismo comienzo instrumental ya adivinamos por dónde viene la mano, con esos guitarreos que no hubiesen desentonado en algún trabajo de Pearl Jam o Jane's Addiction. Una melodía llena de potencia con numerosos pasajes -que incluyen una sección psicodélica y un solo a la Dave Navarro- y la potente voz del talentoso Shannon Hoon, quien luego moriría de una sobredosis de heroína. Quince años después, los miembros restantes de la banda seguían buscando en su página de MySpace un frontman que lo reemplace. Ilusos.

# 67. We Haven't Turned Around / Gomez
Liquid Skin (1999), Hut

Antes de ser saludada a fines de milenio como la next big thing del rock inglés, Gomez inundó las radios con texturas psicodélicas y una sugestiva densidad blusera, bienvenida en un contexto adverso al género. Los dos primeros dos álbumes de la banda de Southport ayudaron a renovar la escena musical con sus arreglos orquestales y las dotes vocales de sus ¡tres! cantantes que simulaban el estilo de un Eddie Vedder algo más brit. Melodía gris, desencanto británico de fin de milenio, "We haven't turned around" es una de las bandas de sonido obligadas para los días nublados.

# 66. She's Got Spies / Super Furry Animals
Radiator (1997), Creation

De Gales con amor, con un poco de Beach Boys, otro tanto de la Velvet Underground, algo de psicodelia y un toque de sintetizadores. Si en esta oración no resumí el trabajo de los Super Furry Animals es porque estamos frente a una de esas bandas geniunamente inclasificables del período que nos ocupa. Brindo por eso mientras nos remontamos a la época de su segundo álbum, Radiator, y compartimos "She's got spies", un tema perdido por la mitad del disco que ni siquiera llegó a ser lanzado como sencillo (como sí lo hicieran "The International Language of Screaming", "Demons" y la excelente "Play It Cool"), pero que combina unos versos dulces con un estribillo agresivo y una particular historia de amor.

#65. Common People / Pulp
Different Class (1995), Island

La verdad es que nunca fui muy fan de Pulp. Sé que el grupo de Jarvis Cocker es considerado uno de los hitos del britpop y reverenciado, incluso, al día de la fecha. Así es. Pero seamos buenos entre nosotros: sus primeros tres álbumes no tienen demasiado para ofrecer más allá de ciertos tracks aislados --es más bien la trilogía posterior la que presenta (también con altibajos) algunas de las tonadas que marcaron la música del decenio. "Common people" es uno de esos highlights, con aire a Bryan Ferry y una marca intensidad vocal. Se destaca, también, un curioso pero efectivo cruce entre una base disco y unas letras llenas de realismo social, algo que se volvería una marca registrada de la banda de Sheffield. La pieza narra una historia de encuentros entre las different classes del título del álbum y critica el fenómeno del slumming (o "turismo piquetero", si ensayamos una posible traducción criolla). En una entrevista con Q Magazine, Cocker dijo que quería apuntarle a ese "voyeurismo social paternalista" que sentía que se estaba desarrollando en Inglaterra paralelo a un resurgimiento de la noción el "buen salvaje". Quizás haya sido la canción indicada para el momento indicado, porque les valió su primer Top 10 en las islas británicas.

# 64. Given to Fly / Pearl Jam
Yield (1998), Epic

Desde aquel mágico recital en Ferro, cada vez que escucho una canción de Pearl Jam no puedo dejar de imaginarla en el marco de cómo sonaron en Buenos Aires la última vez que vinieron. Siendo uno de los temas más sólidos del injustamente olvidado Yield, "Given to Fly" funciona en todos los niveles, desde ese riff de John McCready remniscente del U2 de The Joshua Tree (pero también de las secciones más antémicas de Ten, el disco debut del grupo de Seattle) hasta el poderoso trabajo vocal de Eddie Vedder. Que digan lo que quieran con respecto al consumo desinteresado y distante de la música actual, pero la parte en la que Vedder canta "the love he receives is the love that is saaaaveeeed" me sigue poniendo la piel de gallina, aunque tal vez tenga que ver con el recuerdo del famoso concierto: hace cinco años que completo eso que oigo con las veinte mil almas que lo coreaban en Caballito aquella calurosa noche de noviembre.

# 63. Glowworm / The Apples in Stereo
Fun Trick Noisemaker (1995), Elephant 6

Si querés llegar a Abbey Road desde Denver, Colorado, sólo tenés que tomarte este álbum. El boleto que saqué yo dice:

Colectivo Elephant Six
Fecha: 02/05/1995
Choferes: Hilarie Sidney, Robert Schneider, John Hill, Jeff Magnum.
Sección: Indie
Tiempo de viaje: 3:02


Les recomendamos ajustarse los cinturones porque en el viaje encontrarán, además de melodías deliciosas e instantáneas (con fuertes lazos con la obra tardía de Beatles y Beach Boys), una estimulante sección de guitarras distorsionadas y tal vez se choquen en el camino con algunas de las bandas amigas de los Apples, que comparten su colectivo musical (The Olivia Tremor Control, Neutral Milk Hotel y Of Montreal, entre otras).

# 62. Range Life / Pavement
Crooked Rain, Crooked Rain (1994), Matador

Resulta difícil explicar de un modo sencillo por qué Crooked Rain, Crooked Rain es uno de los discos de la década. Para poder hacerlo, primero tendría que comentarles por qué este grupo lo-fi californiano cambió por completo las reglas sonoras de la música popular en los Estados Unidos. Más aún: antes tendría que explicarles qué entendemos por lo-fi, si acaso se trata de un género o más bien de un estilo... ¿Estamos llegando a algún lado? Claro que no. Entonces vamos directo al ejemplo: "Range Life" es una superlativa tonada country-rock sobre el desengaño americano, una certera postal de la melancolía '90s y, además, un relato del coming-of-age que ilustra en menos de cinco minutos mi argumento inicial.

# 61. Red Right Hand / Nick Cave & the Bad Seeds
Let Love In (1994), Mute

"Take a litle walk to the edge of town, Go across the tracks where the viaduct looms like a bird of doom as it shifts and cracks". Con particular invitación arranca esta obra maestra de Nick Cave, un vívido relato de seis minutos con cuerdas y (¡dos!) exquisitos solos de teclado. Cave, uno de los grandes aportes de Australia a la historia de la música, conduce esta estupenda melodía dotándola de brillantes arreglos y una atmósfera apocalíptica que intriga y cautiva por partes iguales. "You're one microscopic cog in his catastrophic plan, designed and directed by his red right hand".

7 comentarios:

Dante dijo...

different class es una catarata de temazos, lo mismo que his n hers y separations

te vamo a hacer cagar matando

Chino dijo...

Y This is Hardcore es tremendo también. Los primeros discos son medio irregulares, pero la seguidilla His 'n' Hers - Different Class - This Is Hardcore - We Love Life es para hacerle un monumento a Jarvis.

En fin. Cuestión de gustos, como lo es siempre en la cuestión de las artes.

Ah, sí. Buenísima tanda, con temazos de Pavement, Guided By Voices y SFA ("She's Got Spies" es uno de mis favoritos de Radiator, si no mi favorito).

Abrazo.

Pat- dijo...

Mis preferidos de esta tanda :Common People y Ruby sees all :)
Hay algunos que nunca o escuché o en realidad no ubico por su título, asi que en cuanto me ponga a escucharlos veo si agrego más favoritos.
Besos!

Andrés dijo...

Celebro la presencia de Pavement y Super Furry Animals.
Deploro el puesto tan bajo que sacó uno de los himnos de la década como es "common people" para mi era top 20 minimo

SirThomas dijo...

Simplemente para comentar que la versión de Common People que hace William Shatner es inmensamente superadora de la original de Pulp. Ayer la escuchaba (la original), luego de bastante tiempo debo admitir, pero me resultó molesta su escucha :S Como acentúa (?) la C, me irrita notablemente.

video a la versión galáctica de Shatner --> http://www.youtube.com/watch?hl=en&v=Tk7yqjHyJ0w aunque imagno que la deben de conocer.

De poco me iré poniendo al día con las diferentes tandas; aún estoy con las de "Grandes Hits"

Saludos.

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
vir dijo...

Aunque el post sea bastante viejito, sólo quería decir (aunque aporte poco y nada) que "Given to fly" siempre, siempre, me da escalofríos jussssto en la línea que mencionás, y eso que nunca los pude ver en vivo. La canción tiene una capacidad intrínseca de conmoverte.

Saludos