Las mejores 100 canciones de los noventa: 31-40 viernes, 5 de noviembre de 2010

# 40. Black Hole Sun / Soundgarden
Superunknown (1994), A&M

Lanzado como tercer single de Superunknown y acompañado de un interesante video musical, "Black Hole Sun" se convirtió en una de las canciones más populares del grupo liderado por Chris Cornell. Lanzado durante el verano de 1994, en el clímax de la ola grunge, el tema era uno de los mejores ejemplos de la ampliada paleta sónica que la banda de Seattle había desarrollado en aquel trabajo. Descontamos la presencia ineludible de Cornell en las vocales, destacamos el ajustado laburo en batería por parte de Matt Cameron y nos sorprendemos con un estribillo ("Black hole sun, won't you come") que no tiene mucho sentido pero que parece salido de una pesadillezca canción para niños. Con falsos finales que hacen que parezca estar dividida en capítulos, la construcción del tema y los climas que logra lo vuelven uno de los mejores singles de aquel glorioso año.

# 39. Rock Music / Pixies
Bossanova (1990), 4AD / Elektra

Otra de las entradas polémicas de este listado: posiblemente el tema más odiado de Bossanova, el tercer disco de los Pixies. ¿Qué pasa con "Allison"? Demasiado corta. ¿"Velouria"? Autoplagio -le afana el riff a "River Euphrates" de Surfer Rosa. ¿Qué hay de "Hang Wire"? No me entusiasma mucho el comienzo. ¿"The Happening"? Me gusta esa onda Pink Floyd, pero demasiado noise. ¿Saben qué? Mando todo al carajo y pongo un tema de dos minutos, con alaridos ininteligibles, cuyas letras los antropólogos de los próximos siglos intentarán descrifrar sin éxito, una canción que ya sonaba nirvanera cuando Kurt Cobain todavía no tenía plata ni para comprarse una camisa leñador. Eso es rock music, muchachos. Lo demás son sólo detalles.

# 38. Late in the Day / Supergrass
In it for the money (1997), Parlophone

Quizás por haber hecho sus mejores álbumes cuando la fiebre del britpop ya estaba en declive (recordemos que 1997 fue el año de "Angels" y la consolidación de las teen bands noventosas) Supergrass nunca tuvo el lugar que mereció como uno de los mejores grupos pop del Reino Unido. Si alguien necesita saber por qué lo son, puede recurrir al excelente compilado Supergrass is 10, que en algo más de una hora demuestra por qué el trío de Oxford merece todo un capítulo en los anales de la historia de la música. Si no tienen tanto tiempo, pueden escuchar el tema que seleccioné. ¿Qué tenemos aquí? Piano, teclados, un sonido stone; buenos coros y en el medio, un cautivante solo distorsionado. En suma, una canción predominantemente acústica, muy pero muy british, sobre la vagancia y el pensar en cosas. Antes de que puedan decir "The importance of being idle", lo digo yo: Oasis, no inventaste nada.

# 37. 1979 / Smashing Pumpkins
Mellon Collie and the Infinite Sadness (1995), Virgin

Las reglas autoimpuestas de este ranking tienen por objetivo no sólo compartir la crème de la crème del sonido 90s sino, sobre todo, mostrar un panorama variado en términos de géneros y de cantidad de bandas involucradas. Esto explica, en parte, que hacia el principio del recorrido hayan aparecido algunas inclusiones dudosas (Offspring, Sleeper, System of a Down...). Pero cada vez van quedando menos temas, menos bandas ‒en suma, menos dudas‒, y la aparición de este tema da cuenta de ello. Acá es cuando la cosa se empieza a poner seria porque con "1979" llega una de las tonadas mas directamente increíbles: beats tecno, un estribillo monumental y el relato melancólico, icónico, de de la Generación X, brillantemente ilustrado por el videoclip que acompaña la canción.

And I don't even care to shake these zipper blues
And we don't know
Just where our bones will rest
To dust I guess
Forgotten and absorbed into the earth below


La adolescencia se parecía demasiado a esas líneas, tanto como a las sillas de plástico en la pileta, el papel higiénico alrededor del árbol, el auto de papá a toda velocidad, el alcohol en el minimercado a medianoche. Las postales gráficas y el sonido envolvente ‒que imagino azul, por algún motivo‒ de la voz de Billy Corgan, cuyo estatus de referente generacional nació y murió con aquella década:

The street heats the urgency of now
As you see there's no one around


# 36. Immortality / Pearl Jam
Vitalogy (1994), Epic

Luego del rock de estadios de Ten y Vs. que los convirtió en la banda más grande de los Estados Unidos, Pearl Jam volvió al estudio y grabó un álbum tan crudo y desfachatado que parece salido de uno de los míticos garages en los cuales, se supone, el rock vuelve a las raíces. Eso fue, en efecto, Vitalogy: rock sucio y baladas mínimas. "Immortality" el momento definitivo de un disco ya de por sí alucinante, con punteos con sabor a western, una atmósfera apagada pero hermosa, y la voz intimista de Eddie Vedder. Hacia el final del disco, y entre otros grandes temas como "Better man" o "Corduroy", puede pasar inadvertida... pero hagan el experimento. Escúchenla suelta, de noche, solos y con buenos auriculares. Después me cuentan.

# 35. Lover, You Should've Have Come Over / Jeff Buckley
Grace (1994), Columbia

El imaginario religioso nunca puede estar lejos de un tipo que en su único disco publicado en vida hace un cover del "Hallelujah" de Leonard Cohen (y que ese disco le pone Grace). Por eso, quizás, no sorprende el comienzo eclesiástico de este tema. Sí sus letras, los silencios, los reveses.
"Too young to hold on, and too old to just break free and run", nos cuenta Buckley, antes que aparezca un coro gospel y un crescendo desesperado en el que el chico de Orange County se resiste:

It's never over
My kingdom for a kiss upon her shoulder
It's never over
All my riches for her smiles when I slept so soft against her


# 34. E-Bow the Letter / R.E.M.
New Adventures in Hi-Fi (1996), Warner Bros.

El mundo se habrá ido al carajo al comienzo de este milenio: no me explico sino por qué me llama tanto la atención que allá por 1996 una banda podido sacar en Warner, como primer single, un tema como este, de casi seis minutos y en formato conversacional (aunque esté Stipe; aunque tenga de invitada a Patti Smith). Es que este es uno de los sencillos más extraños, intrincados y depresivos de los últimos veinticinco años. Y me encanta. Está lleno de detalles, capas y arreglos: casi un hechizo sónico.

# 33. Willing to Wait / Sebadoh
Harmacy (1996), Sub Pop

Sebadoh fue un trío indie de Massachusetts que con apenas media docena de álbumes desparejos logró convertirse en una de las más bandas de culto más recordadas de la década. El verdadero artista detrás del grupo era Lou Barlow, compositor de melodías como la que aquí nos ocupa, con unos ganchos de otro planeta y una marcada destreza para el tema pop. Apoyándose en un juego de cuerdas inédito para lo que venía siendo el sonido del grupo, "Willing to wait" tarda menos de treinta segundos en partirte el alma al medio.

When you see him again, tell him everything that you told me
Tell him that I'm still your friend
and maybe you would like to see me again

I'm willing to wait my turn to be with you
but I still have a lot to learn about me
and no one's sure if we should be together

But oh, when I saw you again
A beautiful friend, she opened up her heart and let me in
No, I cannot lie to you
I'm still in love with you and I only wanna be with you


# 32. Trigger Cut / Pavement
Slanted & Enchanted (1992), Matador

"Lies and betrayals / Fruit-cover nails / Electricity and lust". Ninguna canción que comience así puede salir mal. Mucho menos si el que la escribió es Stephen Malkmus, uno de los genios musicales que redefinió por completo el sonido de los noventa, tomando tantas cosas de The Fall como de Sonic Youth, de Wire como de Television, para llegar a los tracks noise con mucha melodía que componen uno de esos discos definitivos e ineludibles si queremos pensar en la música popular actual. Es así que Slanted & Enchanted ‒dice Robert Christgau‒ "condensa una década de indie trashing en una carrera de dos años que comienza a tomar vuelo con su disco debut". Y aunque me voy a perder su show en La Trastienda (porque pagar $440 por un espectáculo va contra mis principios), igual los quiero por cosas como "Trigger Cut".

# 31. My Iron Lung / Radiohead
My Iron Lung EP (1994), Parlophone

El lanzamiento de este EP marcaría un instante clave en la historia del rock británico: aquellos meses que separan a la bandita de "Creep" del proceso de creación de The Bends, uno de los mejores álbumes de rock de todos los tiempos. "This is our new song / just like the last one / A total waste of time / my iron lung", se burla Thom Yorke en uno de los versos del tema, una completa amalgama de sonidos que nada entre lo último de U2 y los Pixies de Bossanova y que llega texturado, como de a oleajes, sin miedo alguno a sonar ambicioso y desafiante. "Suck, suck your teenage thumb", se nos ríe el quinteto, antes de zambullirse en la más pura explosión guitarrera.

4 comentarios:

Martín Juárez Ferrer dijo...

sin duda la mejor de las entregas estas. jeff, soundgarden y smashing pumpkins, 3 de los mejores diez artistas de los 90 (que pedazo de década!, a nivel musical)

1979: himno absoluto de los 90 y del grunge. No recuerdo un tema que me haya emocionado tanto y tantísimas veces. Inolvidable el momento en que compré Mellon Collie and The INfinit Sadness, como, con que plata. Guau.

abrazo, excelente blog, excelentes listas, excelentes apreciaciones políticas,

martín

Chino dijo...

¿"Rock Music"? (escupe el café). ¡POLÉMICO! Yo hubiera puesto a "Is She Weird" de Bossanova. O "Ana", para contrarrestar con otra decisión controversial (?).

El resto, hitazos. "Trigger Cut", "My Iron Lung", "Late in the Day", "1979", "Black Hole Sun"...

Dante dijo...

de mellon collie es muy difícil no poner todo el disco...

Mariano dijo...

Brillante elección la de Jeff Buckley.