Qué talco martes, 16 de agosto de 2005

Una publicidad es efectiva cuando uno recuerda no sólo el slogan, sino también la marca del producto. Entendido así, aquella que rezaba "un pie Efficient es un pie feliz" debe ser una de las mejores de la última década.
Algún hombre de marketing quiso trasmitirnos la increíble idea de que con ponernos talco seremos felices (o al menos lo será una parte nada despreciable de nuestro cuerpo). Los sentimientos vienen cada vez más fáciles. Impossible is nothing, muchachos -y compren Reebok.

Divague aparte, en aquel día de julio nuestros pies no necesitaron talco para tener dueños tan o más felices: solo una tarde libre en San Luis y un paisaje muy bonito.
Aunque también formaron parte del paisaje las caras de frío (que no salen en la foto) por el agua congelada. Y las hermosas sonrisas (que tampoco) por estar juntos, tan lejos. Tan nosotros, como siempre.

1 comentarios:

Juli dijo...

El agua estaba muuy fria, brrr. Vos cumpliste con el desafío de "las patas en remojo" ¡iupiii!

Qué lindo post, Fede. Me encantó. Nuestras patas, somos nosotros. (???)