Sensibilidad sábado, 17 de septiembre de 2005



Ayer la marcha multisectorial de estudiantes, trabajadores y desocupados pudo llegar sin obstáculos hasta el vallado que rodea la Casa Rosada, donde se leyeron dos documentos con fuertes críticas al Gobierno. Era el 29º aniversario de La Noche de los Lápices y en la movilización hubo una gran presencia de secundarios.
La marcha tuvo como reclamo central que el Estado “invierta los 20 mil millones de dólares del superávit fiscal para crear trabajo, dar salud y educación”.
Los universitarios y docentes de la Conadu Histórica mostraron columnas numerosas, engrosadas con delegaciones del interior. El sector reclama que se triplique el presupuesto educativo, se derogue la ley federal y la de educación superior. Acusan a esta última de facilitar la injerencia de las empresas en las carreras. (...) “La ley apunta a mercantilizar el conocimiento y eso nos vuelve vulnerables” señaló una estudiante de la facultad de arte de Córdoba.
La columna tuvo un sector donde se concentraron los trabajadores, como el personal no médico del Garrahan, grupos del subterráneo, Coto y del frigorífico Tango Meat, entre otros. De guardapolvo blanco, Marita Silva contó que en el hospital de pediatría “no hubo ningún avance en el pedido de aumento salarial” en las dos semanas que llevan sin medidas de fuerza (...). Una delegación de padres de pacientes del Garrahan acompañó a los enfermeros.
Como nadie sabía si se podría entrar a la plaza no hubo allí un escenario, sino que un camión con acoplado hizo las veces de palco. Sobre él se leyeron los dos documentos de la protesta, uno de los secundarios y el otro de piqueteros, universitarios y trabajadores.“No queremos ir al colegio para comer”, dijeron los estudiantes, “ni queremos ir a colegios con techos que se caen, paredes electrificadas ydocentes que cobran sueldos por debajo de la línea de pobreza. Esa destrucción es consecuencia de un presupuesto escaso. Exigimos al gobierno que el superávit record se gaste en dar educación, salud y trabajo”.El texto único de la multisectorial subrayó la situación de deterioro social: “A dos años y medio de que el gobierno de Kirchner prometiera no pagar la deuda externa con el hambre del pueblo, en la Argentina los pobres son más pobres y los ricos más ricos. Hay 18 millones bajo la línea de pobreza, 4 millones de desocupados, 4 millones de mayores sin pensión ni jubilación, 4 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan”.

(Página/12, 17-09-2005, adaptado)

1 comentarios:

Juli dijo...

Las marchas nunca van a dejar de tener significado, a mi me emocionó cuando fui a la que fui, me encantó.
En Córdoba se hizo una marca federal también.

El paro me sigue generando sentimientos encontrados...