Entrevista con Enrique Piñeyro viernes, 13 de octubre de 2006

La siguiente nota salió en septiembre en el N° 172 de la revista El Amante. No se consigue en la web así que la transcribí (no una sino dos veces, ya que se me colgó la PC cuando estaba por publicarla), léanla porque no tiene desperdicio.



"Esta es la investigación del próximo accidente"
por Agustín Campero y Agustín Masaedo

- Ya hubo repercusiones en el Ministerio de Defensa, estuviste con la Ministra Garré.
- Me llamó. Estuve con ella durante dos horas, por supuesto que me mostró la respuesta de la Fuerza Aérea, que es la típica negación psicótica. Vos los escuchás a ellos y está todo bien. "Son todos complots, contubernios, cosas raras para desbancar a esta pobre gente que está haciendo un trabajo fenomenal." Es la falta de sensibilidad que tenemos los pilotos para criticarlos. Son tan ridículos... Por eso hice Fuerza Aérea SA, los resultados están a la vista. Con Whisky Romeo Zulu pasaba que había comodoros y brigadieres que decían: "Bueno, es un hecho verídico pero la fantasía del autor..." Acá, contámela a mí la fantasía, los actores son ellos. Está lleno de comodoros y brigadieres y mayores.

- La idea original era sacar el documental en una edición especial de Whisky Romeo Zulu en DVD.
- Originalmente sí, porque la contra de la ficción es esa cosa que no podés explicar, no podés escribir, y todo debe acontecer dramáticamente. Yo, en una ficción, no puedo poner una escena donde se diga: "Pongamos los flaps, que es aquello que nos permite despegar con seguridad", porque a los diez minutos ya se fueron todos del cine. En el documental sí podés explicar. Pero claro, el documental pasa a ser un mal vehículo para transmitir la emoción. Acá la emoción real es "¿Yo me subo a un avión y acá abajo me están controlando así?". Eso sí que da una emoción real. Y la otra contra del documental es que tiene imágenes del hecho a posteriori, pero no tiene un sólo fotograma del antes, que era lo que me interesaba contar con lo de LAPA, para terminar con esa mentira de error del piloto. El error del piloto es lo último que pasa. Vos como arquero te quedás solo frente a Messi, Tévez y Maxi Rodríguez, pero ¿qué hizo el resto del equipo, dónde estaban, qué hago yo solo frente a estos tres? El gol ya está hecho. Por ahí la atajo de milagro, por ahí de milagro se va afuera, pero venís mal. Y esto es igual. Lo que me interesó de esta película es que es como un predocumental, es la investigación de un próximo accidente. Cuando eso pasé, vení y contame que fue error del piloto, como siempre hacen. Un corno, ahí tenés la investigación.

- ¿Cuándo empezaste a concebir esta película?
- A partir de que con Whisky Romeo Zulu no pasó nada. El hecho de que no me hayan mandado ninguna carta documento quiere decir que tienen la conciencia sucia, porque no puede ser que yo ande diciendo estas barbaridades sobre ellos y nadie reaccione. (...) Yo ya no sé qué decirles, no salen del arco. Lo que me llama la atención es que no se provocó ningún cambio, hoy la Fuerza Aérea sigue controlando [NB: luego del estreno de la película, el gobierno anunció el traspaso de la aviación al ámbito civil; más información
acá]. La cámara oculta es de abri de 2006, esto es lo que está pasando hoy. Si mañana nos vamos a Mar del Plata, estamos en manos de lo que se muestra en la película... (...) Algo hay que hacer. El poder legislativo también, tiene que dar un marco regulatorio que hoy está totalmente pelado. No está tipificada la conducta de presión industrial: una empresa te puede rajar porque vos respetaste la ley y no hay juez que te reinstale en tu puesto. Esto es un disparate, no se protege la denuncia. (...)

- ¿Y por dónde pasa el cambio?
- Es muy complejo. La faja dirigente de aviación civil en Argentina no existe. Agarran un teniente que no fue piloto, no sabe lo que es una radio y lo ponen en una sala de radar. Si es inteligente, se pone a cebar mate y a decir "Sigan haciendo las pavadas que están haciendo porque igual los radares no andan, mantengan este caos y ya". Si tiene un coeficiente intelectual menor de 75 -lo que lamentablemente es muy frecuente-, va a empezar a dar nuevas directivas y nuevas órdenes. Y entonces esos no te pueden capacitar. ¿Quiénes te van a capacitar, los controladores que están ahí abajo? Los controladores son los que autorizan los aviones, los que te dicen "Vení para acá, esperá un poco"... Los tipos ganan 800 mangos, no saben inglés, tienen un trabajo semiesclavo. Encima les pagan en negro. (...)

- Entonces todo es mucho más difícil de lo que ves en la película, no tenés capacitadores, no tenés instalaciones para capacitar...
- Tenés que pedir ayuda afuera. Canadá, Chile, Brasil, o la OACI (Organización de la Aviación Civil Internacional), que depende de la ONU. Hay que decirles "Muchachos, vengan a ayudarnos porque acá no tenemos quienes nos capaciten". El mundo está lleno de argentinos desperdigados con vasta experiencia y maestrías y cosas, pero trabajan afuera porque acá no hay carrera, tenés que ser milico. Nigeria y Argentina son los dos únicos países en que donde todo lo controla la Fuerza Aérea. Hay otros países en que la Fuerza Aérea tiene partes que funcionan como entes autárquicos, pero el teniente que está ahí sigue hasta llegar a brigadier, se transforma en un profesional de la actividad. OK, van con uniforme y esas cosas que no nos gustan, pero son profesionales. Los de acá son unos payasos marca cañón. Te toma examen un tipo que no sabe lo que es un avión; tenés que ponerte una máscara de oxígeno para no cagarte de risa de las cosas que está diciendo. Es un abogadito que piloteó un avioncito así de chiquito.

- Todo esto empieza a suceder a partir del gobierno de Onganía.
- Termina de suceder ahí. Ahí se militariza el 101 por ciento de la aviación, ahí se afanan el Servicio Meteorológico Nacional. La tradición es lejana. [En materia de seguridad] mientras Brasil y Chile subieron, nosotros no paramos de bajar. Y bajamos tanto que entre 1997 y 1999 se murió más gente que en los 27 años precedentes. No se puede seguir así. Lo único que se hizo fue privatizar los aeropuertos, mucho free shop, sala, ticketing... De las cosas importantes, nada. (...)

- Lo de la casi colisión entre los dos aviones es impresionante.
- ¿Sabés la cantidad de casi colisiones que tiene que haber para que estés pelotudeando con una cámara y tengas una casi colisión?

- ¿Cómo conseguiste todo ese material de audio e imágenes? ¿Tan fácil es?
- No, es muy difícil porque hay que vulnerar todos los mecanismos de encubrimiento que tienen ellos. Para eso sí que son buenos. Después del fallo del juez Literas, se dieron cuenta de que la impunidad no estaba garantizada. Pero, evidentemente, esta película está más cerca de ¿Y dónde está el piloto? y de El Show de Benny Hill, y a la vez una cruza entre La armada Blancaleone y Piratas del Caribe. El género cinematográfico que recorre es todo eso. Pero encontré muchas brechas, mucho material, mucha gente que está podrida y quiere ayudar... El problema de la Fuerza Aérea son los comodoros y brigadieres que transformaron eso en una cueva, en un quiosco. Hay muchos jóvenes oficiales que vinieron a ver Whisky Romeo Zulu, que vinieron a las charlas, dieron su debate argumental. Yo quiero ver si el comandante en Regiones Aéreas brigadier Matiak puede hacer lo mismo. Y está el brigadier Siri, un caso especial. Le vamos a depositar la guita de actor protagónico en Actores. Me olvidé de ponerlo en los agradecimientos, soy un idiota... Nadie hizo más que él por la película. Hasta se parece a Benny Hill.

- En tus dos películas se ve que tenés un espíritu de misión, que evidentemente venís arrastrando a lo largo de toda tu vida. En esta hacés uso de cámaras ocultas. ¿El fin justifica los medios? ¿Está bien filmar a alguien sin su consentimiento? ¿Te hiciste esa pregunta?
- Sí, me la hice; y me respondí con total tranquilidad de conciencia, incluso en su aspecto legal. Prefiero vulnerar el derecho a la intimidad de algunas personas que faltar a la responsabilidad que tengo con el bien común. (...) Por eso quiero hablar mucho más fuerte de lo que hice la otrra vez. La otra vez escribí una carta, ahora hice una película. Es mi responsabilidad. (...) Además, si no se trabaja para mantener viva la memoria, la posibilidad de cambio desaparece.

- ¿Tomaste a algún documentalista como referencia?
- No. Una vez en el Lincoln Center, después de una proyección de Whisky Romeo Zulu, una señora me dijo: "Usted es como el Demi Moore argentino", y yo le contesté: "Señora, no se lo permito, mis pechos son absoluamente naturales", pero es todo lo cerca que llegué a estar de un documentalista. (...)

- La foto de la gráfica de la película parece fotomontaje, es increíble.
- Es la piedra móvil de Tandil aeronáutica. Es un Fokker F-28 volado por oficiales de la Fuerza Aérea en la huelga de pilotos del 86. Ese es el resultado cuando la Fuerza Aérea se mete en las actividades civiles. (...)

- Más allá de la denuncia, el poder cinematográfico de Whisky Romeo Zulu era notable. Esta película es documental, por la misma causa. ¿Siempre vas a estar ligado a este tema?
- (...) Yo quiero escribir comedia, no sé por qué termino siempre enrollado entre garages olimpos y whiskys romeos zulúes... quiero hacer una película en la que nadie se muera. Aunque Fuerza Aérea SA empieza como tragedia y termina siendo una comedia.


4 comentarios:

dante dijo...

Se pasa este chabón en Esperando al Mesías. (Había que decirlo.)

Fede dijo...

No la vi. Juli sí, habría que preguntarle :)

Anónimo dijo...

Este hombre se cree que es un problema de uniforme o No- uniforme. Es patético. Además de mentiroso. Es efectista, pero le falta visión. O sea es un artista y nada más. Denigra a todo el mundo pero él NI fue piloto de Jet y lo echaron por problemas psiquicos. Desde cuándo los pilotos argentinos militares no saben volar (Malvinas!!)Alguno cree que en Estados Unidos, Inglaterra o Francia los militares no controlan la aviación?? por favor!!

Anónimo dijo...

El trabajo de Pineyro es notable, me parece increible leer en este blog o en otros que he leido que se diga que no es verdad lo que Pineyro cuenta, pero por favor el que habla asi no tiene ni la menor idea de lo que significa volar un avion comercial repleto de personas en un pais como la Argentina donde gracias a la fuerza aerea se creo una cultura del viva la pepa. La fuerza aerea no se tiene que meter màs en la aviacion civil, hace tiempo que la manejan y ellos pareciera que tienen un casi desprecio por la vida humana, actitud tipicamente militar, pero aca se equivocaron de ambiente los milicos, aca no se juega con la vida, por eso digo que ojala que haya muchos pilotos como Enrique.