Campo miércoles, 10 de mayo de 2006

De Días y noches de amor y guerra, de Galeano.

Verano del 42

Hace años, en Kiev, me contaron por qué los jugadores del Dínamo habían merecido una estatua.
Me contaron una historia de los años de la guerra.
Ucrania ocupada por los nazis. Los alemanes organizan un partido de fútbol. La selección nacional de sus fuerzas armadas contra el Dínamo de Kiev, formado por obreros de la fábrica de paños: los super-hombres contra los muertos de hambre.
El estadio está repleto. Las tribunas se encogen, silenciosas, cuando el ejército vencedor mete el primer gol de la tarde; se encienden cuando el Dínamo empata; estallan cuando el primer tiempo termina con los alemanes perdiendo 2 a 1.
El comandante de las tropas de ocupación envía a su asistente a los vestuarios. Los jugadores del Dínamo escuchan la advertencia:
- Nuestro equipo nunca fue vencido en territorios ocupados.
Y la amenaza:
- Si ganan, los fusilamos.
Los jugadores vuelven al campo.
A pocos minutos, tercer gol del Dínamo. El público sigue el juego de pie y en un solo largo grito. Cuarto gol: el estadio se vuelve abajo.
Súbitamente, antes de hora, el juez da por terminado el partido.
Los fusilaron con los equipos puestos, en lo alto de un barranco.

3 comentarios:

Xel-Ha dijo...

Mierda...
Me hace acordar a la historia del Padre Kentenich, un cura aleman que estaba en contra de los nazis, pero que por ser cura, y ser preso politico, no podian matarlo tan alegremente...
Hay varias historias sobre él del estilo "Schindler's list" pero no tan conocidas. Pero de la que me acordé con este relato fué de una vez que estaban todos los prisioneros en fila en el campo de concentración de Dachau, estaban pasando revista... y viene el tipo que estaba a cargo, y delante de todos los militares de menor rango, y como para demostrar quien la tenia mas grande (obviamente), le pidió al cura que salga de la fila y le limpie su bicicleta delante de todos...
El cura le contestó: "Por supuesto! Con todo gusto! Lo voy a hacer, pero no porque usted me lo ordene, sino porque me encanta limpiar bicicletas y quiero hacerlo!"
Creo que se comió una semana de barranco... que era un lugar bajo tierra, piso humedo, sin luz y tablas de techo, como estar enterrado vivo... Una hermosura para una vacaciones en contacto con la naturaleza... :S

Martín dijo...

Boludo, eso me puso la piel de gallina. Será verdad la historia? Aunq la verdad no me importa, entre tanto Verón...digo pecho frío q anda suelto por ahí.

(Nota: este comentario no tubo otra intención q resaltar lo pecho frío que es Verón. Gracias por su atención)

Xel-Ha dijo...

Fede, aparentemente Galeano se baso en la historia tal como la cuenta un tal Y. Kuznetsov (que no se si tiene algo que ver con Andy), pero la historia parece ser algo mas compleja...

http://en.wikipedia.org/wiki/FC_Dynamo_Kyiv

Igual hay que tener huevos, eh...