Sobre reglas y prohibiciones jueves, 18 de mayo de 2006

Todavía llovía cuando entré al shopping y me metí en el Yenny del Alto Palermo.
Ya es costumbre. Lo hago tres veces por semana, en mi tiempo muerto entre que salgo del comedor de la facu (a la una y media) y que tengo que entrar a laburar (a las tres).
Ni bien entré, guardé el bolso en uno de los lockers habilitados para tal fin, no sea cosa que piensen que me voy a robar algún libro.
Cuestión es que volví a uno de los trabajos que ya había estado leyendo días anteriores (ayer, sin ir más lejos): un interesante ensayo sociológico de Keith Negus titulado "Los géneros musicales y la cultura de las multinacionales". Libro que, al salir 53 pesos (les recuerdo que tiene 300 páginas, como mucho) no pienso comprarme en la revinagre vida pero sí leerlo de a poquito en librerías como estas con sillones tan cómodos.
No era ni siquiera la una y media de la tarde así que estaba con tiempo como para ir terminandome el libro y anotar algunas citas interesantes, con lo cual fui con lapicera, papel y el libro hasta un espacio dentro de Yenny en donde hay cuatro sillones y una mesa en donde una chica hojeaba un libro titulado "Tarot de las hadas".
Me senté y continué con mi lectura. Saltée unos capítulos en el que Legus analizaba los ejemplos de la industria en el rap y el country y fui a uno, muy interesante, en donde se analizaba la invención de la categoría "world music".
De tanto en tanto anotaba en mi papelito algunas citas que me parecían interesantes y que quizás me servirían más tarde. Ya eran como las dos y cuarto de la tarde, y en un ratito me iba a ir a trabajar.
- Buenas tardes -dijo un guardia con handy, y un segundo después caí en la cuenta de que me hablaba a mí
- Qué tal -contesté. No se me ocurrió nada original.
- No se pueden escribir partes del libro.
- Ah, ¿no? Pero no infringe ninguna ley de copyright, son sólo unos párrafos -razoné. Estoy copiando menos del 10% del libro.
- Pero no se puede -repitió, haciendo gala de un sorprendente manejo de la argumentación.
- Mirá vos.
Me levanté y fui a dejar el libro a donde corresponde, ante la mirada atenta del tipo de seguridad.
- ¿Cómo es tu nombre? -le pregunté al guardia.
- ¿Eh?
- Que cómo te llamás
- ¿Para qué querés saber?
- Quiero averiguar unas cosas.
- Si querés hablar con alguien, podés preguntarle al supervisor o al gerente. Ahí están.
Me acerqué al tipo que me había señalado el grandote de handy.
- ¿Vos sos el gerente del local?
- Sí.
- Qué tal. Mirá, yo me senté hace un rato a leer un libro y anotar una cosita, un párrafo, y me dijeron que "no se puede". ¿Cómo es eso?
- Y sí, no se puede. Es una regla del local.
- Ajá, "una regla del local." -repetí- ¿Y por qué no?
- Esto es una librería. Vendemos libros.
- ¿Y para qué tienen mesas, y sillones?
- Para que hojeen o anoten el título del libro.
- ¿O sea que no puedo anotar un párrafo, una cita?
- No, no se puede. En ninguna librería.
- Ah, mirá vos qué bonito. Bueno, era eso.
Me fui hasta la entrada, abrí mi locker, saqué mi bolso y me fui del local.

Anotando o no, mañana voy a volver a terminar de leer el libro (me faltan sólo 30 páginas). Y quizás pueda empezar con alguno de Saramago.

6 comentarios:

Xel-Ha dijo...

Please, llevate camara digital, y sacale una foto a cada pagina cuando termines de leerlo... :D

Juli dijo...

FEDE SOS MUY GROSO!!!

SIII JAJAJA

ESTOY LOCA. CHAU

Flor dijo...

100% ARGENTO (Robar es malo!=P)

Es genial!! Es una burla al sistema literario! (?)

Hay nuevo blog. Pero no es gracioso. Despues de 19 años me puse seria:

http://pegameydecimeflor.blogspot.com/

Estoy al tanto de que el titulo no es serio.

Saludos!

Dark Tide dijo...

Che, que irritantes que son estos tipos...

Quieren imitar a las librerías yankis de "Barnes & Noble", pero se ponen de la nuca cuando tomás nota de un libro, ni que les estuvieses sacando una fotocopia.

¡Que manga de giles! Se quieren hacer los "fashion" y les sale "fachón"

Encima mandarte el patova con el handy como si estuvieses afanando algo...

Lake dijo...

Qué política idiota, si el único crazy enough para hacer eso debés ser vos. El resto debe ir a bibliotecas :-)

Fede dijo...

Lake, me gustaría ver una biblioteca que tenga los últimos libros de Paidós, saliendo lo que salen.
Si conocés una, me avisás.